EMOCIONANTE

Un matrimonio de más de 5 décadas conmovió con su historia en "¿Quién quiere ser millonario?"

Élida y Teo contaron su historia de amor en la tele, la pareja se conoció en un andén de tren y fue un flechazó. Desde entonces están juntos.

Élida fue a participar a participar de "¿Quién quiere ser millonario?", Telefe, y sorprendió al contar la historia de amor con Teo, su marido con el que lleva 55 años de casada.

"La conocí en el ferrocarril Roca. Yo trabajaba en Barracas y ella en el Once. Yo salía a las tres de la tarde y a las tres y veinticuatro tenía que tomar el tren. Pero ella, como salía más temprano, lo tomaba antes. Ese día se fue a comprar una porción de pizza y perdió el tren. Y bueno, cuando yo vengo caminando por el andén la veo", contó el marido a Santiago del Moro, conductor del ciclo.

"Yo tenía veintipico de años y ella era jovencita. Entonces digo: 'No la voy a mirar'. Vi que ella me miraba, pero dije: 'No la voy a mirar porque es muy jovencita y yo ya soy un hombre grande'. Así el primer día, el segundo... Tres meses estuve esperando", reveló el Teo y Élida replicó: "Yo perdí el tren durante tres meses, a propósito. ¡Si era hermoso! Pero me miraba y no decía nada".



Élida contó que tenía varios sueños para cumplir si ganaba dinero, uno era viajar a Italia a conocer en dónde había nacido su padre. Pero antes, relataron el peor momento que vivieron juntos, una difícil enfermedad que tuvo que atravesar Teo en 2005: "No nos daban ninguna alternativa. Y como lo conocemos tanto y sabemos que para él la palabra cáncer era como decir muerte, cuando nos enteramos los hijos y yo dijimos: 'No se lo vamos a decir porque papá no va a colaborar'. Y fue así. Hablamos con el cirujano y nos dijo que él iba a cumplir el cincuenta por ciento, pero que ni bien lo operara le iba decir la verdad porque estaba en juego su vida", relató Élida.

A partir de eso, relataron una visita a la basílica de Luján. "Llegamos a Luján y él tiene por costumbre entrar solito a la basílica. Yo lo dejé. Estaba destruida por dentro, porque me moría de pensar lo que le podía pasar. Entonces entró y se paró como es él, tan elegante, tan bonito como yo le digo a mis hijos y a mis nietos. Y yo fui a confesarme para decirle que había mentido, que no le había dicho que tenía cáncer. El sacerdote me preguntó quién era. 'Ese que está mirando a María', le dije. 'Tené fe que va a salir', me respondió. Y así fue: nos internamos los dos, porque sus hijos pagaron la habitación privada para que el padre estuviera cómodo. Y lo operaron el 21 de setiembre de 2005", recordó.

"A mí me salvó el amor", dijo Teo mientras que con Élida intercambiaban palabras de cariño. Finalmente, lograron alzarse con un premio de 300 mil pesos.