Comscore

COMPLICADO

Teto Medina fue denunciado por violencia, consumo de drogas y amenazas con armas

La ex pareja del periodista recurrió a una comisaría para radicar una denuncia por un violento episodio que le tocó vivir en febrero.

La ex pareja de Teto Medina lo denunció por violencia de género, amenazas y uso de drogas y armas de fuego, dijo el periodista Mauro Federico para "Involucrados", América.

La mujer, que estuvo junto con Medina durante 5 años y finalizó el vínculo en marzo, contó a la policía todo un episodio que vivió junto al comunicador. Al parecer, ella reveló que Medina consume drogas y que la obligó a punta de pistola a llevarlo a un lugar para intercambiar dos revólveres por cocaína.

La pareja había arreglado una cita y el periodista la pasó a buscar desalineado. "Estaba agresivo, desarreglado y con la ropa sucia, también le faltaba un diente", dijo la denunciante. Ambos fueron a la casa de Teto para que se cambiara, la mujer dice que la hizo esperar media hora en el auto pero al regresar seguía en las mismas condiciones, solo que sumó una bolsa de plástico a su atuendo.



El resto del viaje el periodista intercambió mensajes desde su celular con alguien, seguía agresivo, según relató la mujer a la policía. En un semáforo de la 9 de Julio dijo que Teto sacó dos armas de la bolsa y la amenazó para que ella siguiera manejando hasta su casa. "Una vez en su domicilio la víctima desciende del vehículo corriendo y se encierra en su habitación", describió la denuncia. Desde allí, la mujer dice que escuchó a Teto intentando convencer a su hijo para que lo acompañara a cambiar las armas por drogas, "más específicamente cocaína, que él consumía, sufre adicciones", dijo la mujer que terminó acompañando al periodista para que no pusiera en peligro al joven.

"Se subieron al vehículo y a punta de pistola la iba dirigiendo hacia donde tenía que ir", describe el documento policial y agrega que Teto la condujo hasta una estación de servicio, le pidió que lo espere allí y él regresó a los 45 minutos ya sin las pistolas. La mujer contó que regresaron a su domicilio y él se encerró en una habitación.