Comscore

REVELACIONES

Zulma Faiad confesó que abortó a los 48 años: "No quería criar un hijo sola"

A los 75, la actriz se animó a contar una de las experiencias más duras de su vida.
Zulma Faiad

A los 75 años, Zulma Faiad reveló uno de los momentos más fuertes de su vida en una entrevista con “El Show del Espectáculo”, el ciclo de Ulises Jaitt para la AM 1300 La Salada.

Al ser consultada sobre qué hubiera hecho si quedaba embarazada siendo madre soltera, la artista dio una inesperada respuesta. “Yo me he sacado un hijo, estoy a favor del aborto, porque la crueldad que pasé, porque él no lo quería, no pude soportarlo”, contó.

TE PUEDE INTERESAR: Muriel Santa Ana y Mercedes Morán pidieron por el aborto legal en el Festival de Cine de San Sebastián

Ulises le preguntó el motivo de por qué había abortado, y Zulma contestó: “Y, yo ya estaba grande mi amor, 48 años tenía, y ese niño quería un padre, y yo lo quería con ese padre. Y no es que yo no lo quise...porque ya es tarde, para mí era tarde. Mis hijos ya eran grandes, y yo sola, criar a un hijo, no. Al ser hija de padres separados te digo no”.

zulma faiad

“Estuve pasando problemas familiares, me agarró una depresión existencial que no tenía planeada para esta altura de mi vida en donde uno quiere que las cosas estén bien. He sentido que estuve perdiendo la alegría porque han sucedido pérdidas que para mí han sido muy importantes. La muerte me impacta y los duelos son largos: murió mamá, papá y estuve cuatro años con ataques de pánico”, siguió contando sobre su presente.

“Hace diez años, cuando me separé, decidí que sea el último amor de mi vida porque si no tengo un compañero incondicional no puedo soportar la soledad de dos en pareja. Soy demasiado romántica. Yo lo que necesitaría, porque me encanta, es tener un compañero con el cual me identifique y no una gran pasión. No es fácil estar a mi lado porque soy inteligente e intensa”, finalizó.

LEER TAMBIÉN: Mirá cómo las manifestaciones a favor de la legalización del aborto se colaron en la nueva temporada de “La casa de papel”