Comscore

VIVENCIAS 💙

Zaira Nara explicó sus sensaciones de dolor en el parto: "Un acto humilde y místico"

"Parir duele, pero no es como nos cuentan", expresó la modelo y conductora en una reflexión del nacimiento de su hijo Viggo Silvestre en las redes.
-Zaira Nara-

Zaira Nara se convirtió en madre por segunda vez a principios de febrero con la llegada de Viggo Silvestre, fruto de su amor con Jakob Von Plessen. Ya son padres también de Malaika.

Desde fines de 2019 la modelo y conductora dejó el trabajo se encuentra en San Martín de los Andes para que su hijo recién nacido pase sus primeros meses de vida.

Desde Instagram, Zaira comentó lo que sintió durante el parto humanizado y remarcó el dolor que sintió: "Dos semanas Viggo. Parir duele... Pero no es como nos cuentan. Porque duele. De mil dolores, sí. Porque estás ayudando a nacer a tu hijo, pero también te estás pariendo", comenzó.

"Duele porque de pronto. Percibes y conoces el poder de tus caderas, que se abren hasta mucho más allá de su límite. Duele porque todos tus huesos y órganos, todo aquello que en tí conoces y desconoces. En tu yo cuerpo, En tu yo piel, En tu yo mujer, hembra, animal... Se expande más allá de los límites", remarcó.

LEER TAMBIÉN: Zaira Nara mostró por primera vez la cara de su hijo Viggo Silvestre

Y siguió: "Mas allá de lo que jamás en tu vida pudieras o volverías a sentir. Claro que duele parir. Mucho. Del mil dolores te digo. Cuando las contracciones te dejan sin aire. Cuando el miedo te vacía y bloquea. Cuando te desgarras con tu furor de fuego. Cuando pujas y tu cuerpo se vuelve una maquinaria pesada, ruidosa, lenta, dolorida y adormecida... Tan bella y poderosa".

"Cuando las ganas se disipan y estás tan cansada que ya no puedes más. "Me muero" dices, y es cierto: te mueres. Y qué fortuna verte morir así, Diosa. Qué regalo. Sí, algo de la mujer que conoces muere un poco y te pares, hermana, a ti misma en un acto de poder, de generosidad y entrega. En un acto humilde y místico. Así, tan pesada, ruidosa, asustada, dolorida y cansada.... te naces. Y eso no nos lo cuentan. Eso lo vives y se vive viéndote", enfatizó.

LEER TAMBIÉN: Juntos a la par: la bella postal del paseo de Zaira Nara en familia por la Patagonia

"Y es justo ahí, cuando crees morir, cuando sientes y gritas que ya no puedes más, que ahí se para todo. Que ya no sigues... Justo cuando estás en el limbo del neocórtex, y en el limbo tambien de la vida/muerte/vida, que la coronación está cerca. Que tu cría empuja... y tú empujas... Que la conexión se abre. Y ese acto sagrado, de sangre, liquido, oxitocina, sudor, amor y grito... Tiene el sonido casi silencioso, El sonido de los ecos, del universo y las raíces ... Que es el canto del nacimiento de la vida. Hmmm profundo sonido de las aguas... Y entonces... Tu hijo nace de ti, contigo. Calentito. Arrugados. Asustados. Vulnerable. Cachorro...Tan hermosa. Preparado para olerte y amarte... Como tú, nueva mujer, Paridora de la vida, del placer. Y de ti misma. Madre", finalizó pura emoción.