lunes, 07 de mayo de 2018
Exclusivo de PrimiciasYa.com

Sebastián Estevanez debutó como polista con tres goles: "¡Fue un sueño jugar en Palermo!"

El actor fue invitado por reconocidos polistas a la fiesta del Día del Caballo argentino. Charló con este medio sobre la experiencia de compartir una tarde con un equipo de polo.

Con la intención de acercar a grandes y chicos al mundo de los caballos, símbolos de la historia y tradición argentina, las principales entidades se encontraron la semana pasada en el primer "Festival Caballo Argentino".

Uno de los grandes invitados fue el actor Sebastián Estevanez, quien se encuentra en el proceso de transición de su última novela, "Golpe al corazón", y de nuevos proyectos en el mundo de la televisión. Estevanez debutó como polista y lo hizo de manera formidable: hizo tres goles para su equipo.


"Era la primera vez que jugaba, había paseado dos veces, pero esta era la primera vez que jugaba. La realidad es que me ayudaron mucho los que estaban ahí, son unos cracks... De chico andaba mucho a caballo y eso quizá te ayuda un poco más, además jugaba al golf, que tiene algo de parecido, eso te ayuda. De ahí a jugar como juegan ellos es imposible", le contó al actor a Primiciasya.com tras ser consultado por esta experiencia.

Y agregó: "Es como jugar con Messi, con el equipo de la Selección, es mucho más fácil, cuando jugás con ellos es obvio que te van a dar todas perfectas. Una experiencia buenísima, es un sueño haber jugado en Palermo, con unos caballos impresionantes, la pasé bárbaro, gente muy humilde y con muy buena onda. Estoy agradecido...".


Sebastián contó además que durante su infancia siempre estuvo vinculado al mundo de los caballos por vivir en el campo y por pasarse gran parte del día cabalgando. Hizo hincapié que ahora es un deporte mucho más accesible para todos y que hay muchas escuelas para que los chicos se formen.

"Pude hacer tres goles. Quería tratar de hacer las cosas lo mejor posible. Era una fiesta. La onda era compartir entre todos. Estaban mis hijos y yo les decía que me dejen hacer un gol así no quedaba mal (se ríe)"

"No lo pensé por el lado de que me sirva para alguna novela. Lo viví como un sueño. Siempre me gustaron mucho los caballos, de chico montaba mucho en el campo y poder estar en Palermo jugando al polo nunca lo pude hacer porque no tenía un mango, era difícil, ahora con la familia de mi hermana es profesional de este deporte y lo tengo más accesible. Además el polo hoy hay lugares donde podés ir a tomar clases y es un deporte que está creciendo mucho y se puede hacer. En mi época era imposible, ahora hay más escuelas y accesible", finalizó.

Embed