Comscore

OTRA VIDA 💪🏻

La nueva vida de Moira Gough: a los 44 años vive en México y habló sobre los cambios de su cuerpo

Moira Gough

Moira Gough fue una de las caras más populares de modelos de los ´90 y pertenecía al destacado staff de Pancho Dotto. Miles de desfiles, campañas publicitarias y veranos mostrando su cuerpo en Punta del Este.

Pero todo esto quedó atrás. la modelo dejó las pasarelas y su vida de fama. Se fue a vivir a México, se enamoró y se casó y hoy es madre de una hija.

Sobre esos veranos en Punta del Este recordó en una entrevista con Infabae: “La primera vez estaban Carola del Bianco, Daniela Urzi, Inés Rivero y Solange Cubillo. Nicole (Neumann), que venía con su mamá porque era mucho más chica que nosotras. Era un ambiente súper sano. Nos cuidaban Pancho, su hermana. Nadie nos ofrecía nada, por lo menos a mi, ni –que yo sepa– a mis amigas. Nunca tuvimos una situación de que un hombre propusiera algo que no tenía que ser”.

Moira Gough

Sobre el cuidado del cuerpo en ese momento dijo: “El tema del modelaje es que el ochenta por ciento de las chicas que están ahí es porque genéticamente son así. No tienen que hacer grandes esfuerzos. Todas mis amigas modelos ven un alfajor y se lo comen. Así es su metabolismo. Hay algunas que caímos sin esa genética. Pero con la juventud de los 14, 16, 18 años, yo me podía comer treinta paquetes de papa fritas y no engordaba. Bueno, la genética en un momento ya no me respondió más y hablamos de otra cosa... Pero yo ya tampoco trabajaba de esto”.

Contó que a los 23 años se fue a vivir a México: “Me enamoré de México! Acá me quedo! Acá me siento feliz. Era lo que había perdido en Argentina. Volví a Buenos Aires para ir al casamiento de mi hermana y le dije a mi familia que me mudaba a México. Siempre fui la loca de la casa. Nunca me creyeron. Pasé a ser socia en la agencia que me trajo. Vivo hace 20 años acá, me faltan un par para llegar a la mitad de mi vida acá".

Moira se casó con Carlos Puente, que es diputado federal por Zacatecas y cinco años mayor. “Lo conocí a los dos años de llegar. Me lo presentó un amigo en común. Tardó una semana en llamarme y ni siquiera me invitó a salir de nuevo. Típico mexicano! Lo llamé yo y le dije que pusiéramos fecha. Nos volvimos a ver un jueves y nunca más nos separamos. A las tres semanas me dijo que me casara con él y a los seis meses, estábamos casados. Imaginate mi familia! Pero no estaba tan loca”.

De eso van a pasar 18 años, ambos fueron padres de Mía que hoy tiene 7 años. “Es mi corazón entero. Pasamos un tiempo sin tener hijos porque quisimos pasarla bomba después de casarnos. El llamado de la maternidad me llegó recién diez años después de casarme. Y mi marido siempre respetó mis decisiones”, contó.

Sobre el cambio de su físico contó: “Cuando me casé. Al día siguiente había engordado tres kilos! En realidad, hasta los 23 años viví en un país donde el cuerpo significa mucho para los demás. Cuando iba de visita veía cómo las chicas estaban cada vez más flacas… ‘¿Cómo hacen? Si ya son piel y huesos’, pensaba. Entiendo que algunas tengan la genética, pero una población en general… Ir a un shopping y que no entre nada! Yo voy a Argentina y no me compro ropa, directamente”.

“Me llevó años entender porque comía algo que no me hacía bien… La flacura es lo que los demás necesitan ver de uno, pero uno necesita saberse saludable. No importa si tenés más o menos panza; si te cuelga esto o lo otro. Yo voy a envejecer. Es inevitable. No tengo los 17 de aquella época. No los pretendo tener! Gracias a Dios no soy esa nena de diecisiete. Ahora soy la mujer de 44 y el tiempo no pasa en vano. Agradezco a los que me dieron herramientas para salir de esa época que fue un poco oscura. Me perdí. Nadie es culpable. Sólo yo, que me solté de la mano. La muerte, que nunca me había preocupado, me alarmó cuando tuve a Mía. No podía controlarlo…”, dijo.

“Cuando vos me haces recordar mi época como modelo, te puedo decir que fue una linda época, pero no fue mi época de oro. Tengo lindos recuerdos, pero no fue la mejor etapa de mi vida. Hoy me siento en la mejor etapa de mi vida. Hoy encontré las razones que me levantan de la cama todos los días”, concluyó.

Moira Gough