Comscore

SU HISTTORIA

La nueva vida de Adrián Korol en Chascomús: "Me siento como en casa"

A fines de los 90 fue una de las caras más conocidas de Videomatch. Se mudó a Uruguay, pero ahora el humorista regresó y se instaló en Chascomús.
Adrián Korol

A fines de los 90, era una de las caras más conocidas del programa de Marcelo Tinelli, Videomatch. Se mudó a Uruguay, pero regresó y se instaló en Chascomús. Hoy, Adrián Korol cuenta su amor por esa ciudad.

En los 90, los hermanos Korol (Diego, Alejandro y Adrián) entraron a trabajar con Tinelli y Adrián como notero en Videomatch viajó por gran parte del mundo. El nuevo siglo lo encontró sin la popularidad que le daba Marcelo, pero con la tranquilidad de retomar proyectos más personales. Con sus hermanos volvió a los shows y participó en ciclos que le interesaban como Teatro por la Identidad. Estuvo al frente de ciclos creativos en América y la Televisión Pública. En el primero, condujo con sus hermanos “La otra verdad”. Fue la única vez que Mirtha Legrand, como estaban en el mismo canal, los invitó a su mesa. De menú pidieron milanesa con papas fritas.

En el 2011, el mayor de los Korol se fue de vacaciones a Santa Ana, un pequeño balneario uruguayo, y mucho antes de que fuera tendencia entre los argentinos decidió quedarse en tierra charrúa. Ya instalado cumplió el sueño de muchos periodistas e intelectuales. “Abrí en Colonia una disquería y una librería. Me fue muy bien. Cuatro veces por semana cruzaba el río para ver a mi hijo y trabajar en un programa en la TV Pública y en Radio Nacional”.

Korol atravesó todas las décadas aprovechando lo bueno y esquivando lo malo. El comienzo del siglo lo encontró cambiando de rumbo sin cambiar su esencia. Hoy vive lo que quiere, cómo desea y dónde elige. Ese dónde es la ciudad de Chascomús.

“En los últimos cinco años tuve casa en Chascomús. Al principio, era mi lugar para vacaciones, fines de semana y esas cosas, pero desde 2018 vivo de forma permanente”, comentó en una nota con el diario Noticias D. Con orgullo contó (o alardeó): “Realicé el cambio de domicilio en el DNI, renové el registro de conducir aquí, ya figuro en el padrón electoral y hasta fui autoridad de mesa. Siento que es mi lugar”.

Adrián Korol

”Sin dejar de lado los lugares comunes que son la proximidad con la Capital, la tranquilidad y la laguna, Chascomús es un lugar para vivir en todo sentido”, expresó. Además, detalló: “Hay una impronta cultural muy fuerte. Debe ser uno de los sitios con mayor cantidad de músicos por metro cuadrado, pero también se respira teatro, danza, plástica, literatura, cine. Al ser la cuna de Raúl Alfonsín, se agrega un interés político y se suma que existen muchos medios de comunicación, incluyendo tres diarios”.

Ingrid Beck su compañera en Bichos de radio, el programa que conduce por Radio Nacional, suele afirmar con humor que su coequiper es un “fundamentalista” de Chascomús. Algo de cierto hay porque cuando se le pregunta qué lugar visitar no se queda con chiquitas y responde: “Desde el acceso en adelante todo”. Para especificar sin repetir ni soplar: “Imposible no disfrutar de un atardecer en el café Mulé, consultar la agenda de actividades culturales, realizar alguna visita guiada dramatizada a la Capilla de los Negros o en la vieja estación de tren, caminar la Costanera, el Parque Libres del Sur, hacerse un rato para el Museo Pampeano y recorrer con pausa y sin prisas el Casco histórico”.

Entre recomendaciones y fascinaciones reafirmó que en la ciudad de Alfonsín encontró mucho de lo que le gustaba de Santa Ana y enumeró el casco histórico, las siestas, la Costanera, el verde y el silencio. “Me siento en casa desde el primer momento. Creo que es una ciudad con un presente muy bueno y con un futuro mucho mejor aún”, expresó.

En tiempos donde añoramos esos momentos de caminar sin miedo por la calle, Korol aseguró: “Lo mejor de Chascomús es ser un vecino más. Poder andar por todos lados, que te alcance el tiempo, sentarte a tomar un café en la vereda y dejar el teléfono en la mesa sabiendo que nadie te lo va a manotear, divertirme con las historias de pueblo. Compartir mucho”.

Ante la pregunta acerca de cuáles son tus actividades favoritas y cuáles recomienda, no dudó: “Compartir tiempo con amigos en cualquier lugar. A mí me gusta caminar por todos lados, ver atardeceres en directo. Estar atento a lo que pasa en este momento de reapertura de espacios culturales, movidas a la noche”. Luego, agregó: “No hay que perderse las kermeses, los festivales en los barrios y encuentros al aire libre donde se juntan más de 40 foodtrucks con todo tipo de alternativas”.

Chascomús es su dónde y este año Korol sumó su qué hacer. Es el mentor de la radio Pop Chascomús, una filial de la Pop, pero con un mix de programación local. “Es un proyecto muy interesante del que participo. Es una idea que juega a integrar, un verbo que me encanta, Chascomús al mundo y el mundo a Chascomús con una programación de primer nivel tanto nacional como local. Ponemos en el aire los programas de la Pop que tienen link directo con Chascomús como el de mi hermano Diego (Despierta Corazón). Todos los días tiene referencias y hasta acciones y concursos destinadas a difundir la ciudad. También la Negra Pop que conduce Elizabeth Vernaci que nació en nuestro vecino Ranchos, donde nos escuchan en la 92.5. Cada semana ponemos en el aire 18 programas propios”.

Adrián Korol