Comscore

POR JORGE ZONZINI 📺

Médicos, Pensadores, Mentalistas, Pastores y Gurúes bajo la lupa

El pensamiento mágico y la ilusión abren las puertas de los medios y la fama pero la ambición narcisista y la desidia derriten la mascara para cerrarlas.
Narcisismo

Una vez más el mundo del espectáculo se vio convulsionado por un escándalo mediático lleno de precedentes tal como lo es “La elevación y caída” de un personaje o celebridad que en forma sistemática pululaba por los canales de televisión y se codeaba con los famosos brindando con total impunidad soluciones mágicas para todo aquel que en ese momento estuviese imantado frente al televisor.

Si bien hoy se está hablando, en modo cadena nacional, sobre el caso reciente del ginecólogo ortomolecular Rubén Mühlberger y aun nos encontramos en pleno proceso de curva ascendente en materia de denuncias civiles y penales en su contra; la historia nos demuestra que fueron muchas las figuras que llegaron a la fama en forma vertiginosa y que, tras una campaña casi de luna de miel con los medios de comunicación, en determinado momento se produjo un punto de inflexión donde una, dos o cientos de anomalías en sus conductas lograron barrer las vallas de su imagen impoluta e inclusive desquebrajaron todo intento de protección a través de un paraguas mediático. Surgieron durante los últimos 30 años todo tipo de personajes distintivos que, amparados en el segmento profesionales de carrera, con distintas disciplinas fueron invadiendo y plantando sus semillas en los medios de comunicación.

Para entender la similitud entre “La elevación y caída” de la mayoría de ellos quien se expresó fue el manager de medios, Jorge Zonzini, que sostuvo lo siguiente: “Todos aquellos productos/marca que ingresan al medio en forma ambiciosa sobre la base del encantamiento y la instalación del pensamiento mágico seduciendo al imaginario colectivo, gozan de un poderoso cóctel de riesgo: Narcisismo, desidia y, por ende, la torpeza negligente que conllevan en forma indefectible a la precipitada caída”.

Jorge Zonzini

Solo por citar un caso resonante a nivel internacional podemos mencionar al del maestro Yogui, el indio Choudhury Bikram, que montó un imperio multinacional billonario con las enseñanzas de una técnica revolucionaria del yoga que lleva su nombre y que finalmente cayó ante las denuncias por sus agresiones sexuales y de discriminación racial. Pero a nivel local podemos citar no solo al flamante caso Mühlberger que entre otras cuestiones "vendía la solución mágica para la cura del coronavirus” sino recordar entre muchos otros al médico y escritor Dr. Jorge Bucay que en pleno apogeo fue golpeado por denuncias de plagio en sus ediciones ediroriales, o al mentalista Ricardo Schiariti que osó vender en 1995 y en la TV la falsa expectativa de la supuesta “creación de la vacuna contra el sida”, o las operaciones lesivas del cirujano Dr. Aníbal Lotocky, o por que no el caso de místicos como “El maestro Amor”, Ricardo Ocampo, y el Pastor Giménez para, finalmente, llegar a la religiosidad en la imagen del cura Julio Cesar Grassi hoy condenado y preso por pedofilia.

Asimismo, el manager, sostuvo que: “La diferencia consiste en el tratamiento de la imagen de los mismos. Una cuestión es si existe un equipo de imagen trabajando la estrategia de posicionamiento y consolidación de dicho perfil pudiendose estudiar todas sus aristas y otra muy distinta es si ese perfil decode llegar al medio para colgarse y ampararse en un famoso o celebridad, ya que cuando viene el golpe mediático negativo el famoso suele despegarse rápidamente y no hay nadie que estudie el control de daño de imagen para intentar salvar algunos puntos favorables si los hubiere y, es allí, que la caída se torna irrefrenable”. 

Para finalizar, Zonzini, aportó lo siguiente: “La imagen se conforma por punto, trazo y contorno. El punto es tu esencia, sos vos, y los trazos y contornos pueden, en todo caso ser trazados por un manager o los equipos de comunicación. Pero la caída es inevitable cuando el punto surge no desde la abundancia sino desde la falta. Es decir los trazos o contornos pueden intentar enmascarar al punto pero la falta siempre va a estar. A la falta (sea talento, valores, idoneidad, carisma, etc.) podes intentar drogarla , embriagarla o disimularla pero la falta siempre está y es la que se magnifica a la máxima expresión durante el golpe del ocaso”.