Comscore

DOLOR 😥

Lourdes Sánchez reveló la fuerte decisión que tomaron junto al Chato Prada para proteger a Valentín, el hijo de ambos

La bailarina contó que la muerte Floppy Cucu la afectó muchísimo ya que, aparte de ser una gran amiga, era una persona muy presente en la vida de su hijo de 3 años.
Louredes Sanchez

Lourdes Sánchez era muy amiga de Floppy Cucu, la mujer que se hizo muy popular gracias a su participación en “El precio justo”, Telefe, junto a Lizy Tagliani. Floppy tenía un gran vínculo con la bailarina e incluso mantenía una relación entrañable con su hijo Valentín (3).

Floppy siempre decía que era la institutriz de Valentín. Me ayudaba un montón para que yo pudiera estar trabajando y a la vez con Valentín. Venía conmigo a todos lados, cuidaba a mi hijo y lo amaba tanto que lo tenía de protector de pantalla en el teléfono, en la compu y en todos lados”, dijo a la revista Pronto.

Valentín era su protector de pantalla. Lo llama ‘cielo’ y al comienzo, Valentín le decía ‘Py’. Una de las primeras palabras que aprendió a decir Valen fue Py y luego Opy, por Floppy. Lo recontra malcriaba”, reveló la mujer del Chato Prada.

LEER TAMBIÉN: La profunda tristeza de Lourdes Sánchez por la muerte de La Floppy: "Mi hermano del alma"

Lo peor de todo fue que al enterarse de la muerte de Floppy, la morocha estaba junto a su hijito y tuvo una reacción que preocupó al pequeño. “Me llegó un mensaje de voz de la hermana para avisarme que había fallecido Floppy y me salió llorar, gritar y fue una situación muy triste. Valentín estaba al lado mío, me decía ‘mamá no llores’ y se largó a llorar conmigo porque se asustó”, indicó.

Entonces, para no poner triste al niño ni angustiarlo con la mano derecha de Marcelo Tinelli tomaron una importante decisión: “No le dije nada a él, al día de hoy no le dije nada y lo único que hago es mostrarle videos con la Floppy para que no la olvide. Decidimos no decirle y que la tenga presente mientras vaya pasando el tiempo”.

LEER TAMBIÉN: El último posteo de La Floppy y su plegaria a Dios para curarse