martes, 26 de junio de 2018
EXCLUSIVO DE PRIMICIASYA.COM

Lisandro Carret: "Mi mujer soñó que mi viejo le ponía la mano en la panza y a las cinco semanas quedó embarazada"

El conductor de "Pasión" dialogó en exclusiva con PrimiciasYa.com y contó su fuerte historia de vida: la tristeza por la muerte de Rafael, su padre, y cómo conoció a su mujer, Erika, a los 40 años.

Por Luciano López L. / lopez.luciano@primiciasya.com / @lucianolopez25

Lisandro Carret dialogó en exclusiva con PrimiciasYa.com y abrió su corazón al contar el dolor que sintió por la muerte de su padre Rafael a los 90 años y el sueño de formar una familia junto a su mujer Erika.
"Yo los últimos años de papá me dediqué a estar con él, incentivarlo, venía complicado de salud, había tenido un par de neumonías y había sido operado del corazón. No venía muy bien y yo tampoco venía bien en cuanto a relaciones sentimentales: tenía 39 años y lo único que hacía era trabajar y bajaba a la casa donde vivía papá y mamá para estar con ellos", recordó el conductor de "Pasión", América.

"Ese 10 de septiembre de 2013 papá cumplió los 90, que se lo pudimos festejar, y el 14 de septiembre papá y mamá cumplieron 50 años de casados. A los pocos días, el 23 de diciembre, cumplo los 40 años. Hicimos una reunión con algunos amigos íntimos en casa. Y en esa fiesta familiar, cuando estaba por soplar las velitas, por primera vez en mi vida pedí un deseo que no había pedido antes: que era poder formar la familia que había formado mi viejo. Mi viejo le llevaba 22 años a mi vieja y con su salud tan débil nunca pensamos que iban a llegar a los 50 años de casados, fue un hermoso regalo para mi vieja".

"Pido eso deseo porque quería eso para mi vida. Y a los 7 días cuando debuto en la comedia que dirigía, Lo bueno dura poco, ese día conozco a Erika, que me vino a hacer una nota. No era del medio, pero en ese momento era notera. Y ahí la conocí. A los días nos volvimos a ver y el 14 de diciembre de 2014 nos fuimos a vivir juntos, con una importante diferencia de edad entre los dos, yo tenía 40 años recién cumplidos y ella 20", añadió el animador.


"Ella cumplió los 21 ya integrada a la familia y vivió ese último año con mi viejo, gracias a Dios lo pudo conocer. Mi viejo y mi vieja se veían muy reflejados en la historia nuestra y nosotros en la historia de ellos".

"Hasta que en las vacaciones de invierno a él le agarra una neumonía, a mí me llaman para hacer Pasión de sábado, acepto, que ese año justo podía hacerlo, comienzo a hacerlo, y al mes fallece papá. La verdad pude seguir adelante porque me dio fuerza mi viejo, él me hubiera dicho anda a trabajar. El falleció un lunes a dos días de cumplir 91 años y yo el sábado siguiente fui a trabajar y le dediqué el programa y lo hice como él me enseñó", recordó Lisandro muy emocionado.


"Ese verano hice temporada y me fui con Erika, fue el primer verano que nos íbamos juntos. Y todo ese verano fue un duelo terrible. Estaba en 4 colas y un funeral, todo el público se la pasaba abrazándome recordando a mi viejo y mi recuerdo estaba más vivo que nunca porque no tenía el llamado de él para hablar de cómo estaba la sala, cómo eran los camarines. Yo compartía mi carrera con él, era mi amigo, mi maestro. Y ese verano me faltó muchísimo. No estaba enojado con Dios por habérmelo quitado porque me lo regaló 90 años pero sí estaba descreído que existiera algo más después de esta vida porque no tenía ningún mensaje ni señal después de esa conexión fuerte que teníamos de tantos años".

Y contó cómo se enteró que ella estaba embarazada: "Al final de la temporada, me levanto temprano para ir a buscar a mi mamá a Buenos Aires y que esté en en el cumpleaños de Erika (4 de marzo) y cuando me levanto mi mujer me dice que tuvo un sueño raro, que papá, como ella le decía a él, le ponía la mano en la panza y la miró de una manera muy especial. Yo lo tomé como un sueño más. Nosotros nos cuidábamos porque planeábamos un viaje juntos luego de la temporada, hacía un año que estábamos en pareja, y al mes volvimos a Mar del Plata y estaba con un dolor abdominal muy fuerte. Y cuando regresamos a Buenos Aires, fuimos a la guardia y dijeron que el dolor era raro. Le mandaron a hacer una ecografía y ahí nos dicen que estaba recontra embarazada. Y nos dijo que la fecha de gestación fue el 1 de marzo, hacía cinco semanas, fecha en que ella había soñado que papá le ponía la mano en la panza".
Embed

"No sé si fue coincidencia, casualidad o que papá nos envió eso para que nos llene la vida de alegría. Y nos mandó a Rafael, que lleva el nombre de papá. Lo único que me queda por concretar y no se me pudo dar era que mi viejo conociera a mi hijo, eso no se me pudo dar. Era un sueño que conozca a su nieto, pero si lo vemos desde el otro punto de vista, él fue quien lo mandó, entonces está cerrado el círculo. Cuando alguien muy importante se va, dicen que alguien muy importante viene y quizás ellos se conocieron en otro plano y desde el cielo mandó a este angelito para que nos alegrara la vida después de la tristeza más grande que tuve en mi vida que fue su pérdida y sobre todo un gran aliciente para mi vieja para seguir adelante. Ahora el nieto es la luz de su vida", finalizó aún movilizado Carret.