domingo, 20 de enero de 2019
devastado

La tragedia familiar de Liam Neeson se repite una década después

El sobrino del actor fallece tras años en coma debido una caída fatal, misma causa por la que murió la esposa del actor en el 2009.

Una de las más consolidadas estrellas de acción del Hollywood actual, el norirlandés Liam Neeson, se encuentra atravesando unos días de dolor y duelo. El hijo menor de una de las hermanas del intérprete, Ronan Sexton, ha muerto el pasado fin de semana en la localidad de Cushendall tras llevar ingresado un lustro por graves lesiones cerebrales.

El joven de 35 años sufrió un accidente en Brighton en el 2014 al escurrirse desde lo alto de una cabina telefónica. Ronan se encontraba de fiesta con algunos amigos, y era ya de madrugada cuando se encaramó en estado de embriaguez a la estructura, desprendiéndose varios metros de altura hasta la entrada de un subterráneo situado debajo. La fractura en la cabeza le llevó a estar hospitalizado en estado crítico hasta el otoño, cuando se decidió someterle a un coma inducido ante la falta de posibilidades de recuperación.

Embed

El duro golpe le llega al actor exactamente 10 años después de perder a su mujer, la también actriz Natasha Richardson, en circunstancias parecidas a las padecidas por su sobrino. La inglesa ganadora de un Tony se encontraba esquiando junto a su familia en la estación canadiense de Mont Tremblant en el año 2009, cuando se resbaló mientras atendía una lección particular. Aunque Richardson se encontraba en una pista para principiantes e inmediatamente después de la caída no presentaba signos de dolencia, a la hora comenzó a encontrarse mal y fue trasladada de urgencia primero a un hospital local y más tarde a Nueva York, donde falleció solo dos días después del accidente por un hematoma epidural. Los teatros de Broadway, centro neurálgico del teatro neoyorquino, se apagaron durante un minuto como emotiva despedida a la artista.

El actor se refugió entonces en el trabajo y en la familia, si bien, como reconoció en una entrevista con RTE, confesó que "hay momentos que estoy en casa y cuando se abre la puerta todavía creo que la voy a escuchar a ella". En octubre del año pasado, uno de los dos hijos del matrimonio cambió oficialmente su apellido como homenaje a su madre, pasando a llamarse Micheal Richardson. Por otro lado, tras la muerte de Ronan, el pastor de la parroquia familiar ha pedido al Belfast Telegraph privacidad y respeto para los allegados del joven.

Embed