sábado, 25 de noviembre de 2017
DURO RELATO

La desgarradora historia de uno de los actores de "El Maestro"

"Hasta los siete me hicieron creer que mi mamá era mi hermana", reveló en una entrevista.

El camino de Abel Ayala a ser el boxeador de "El maestro" (El Trece) no fue todo color de rosas. Vivió en situación de calle y en un hogar de chicos carenciados, hasta que todo empezó a cambiar cuando lo convocaron para protagonizar "El polaquito en cine".

En una entrevista, reveló un detalle estremecedor de su infancia. "Soy un pibe que tuvo suerte y ganas de crecer. Siempre quise estar mejor, no sé por qué... porque el ejemplo que viene por herencia no tiene que ver con la prosperidad. Hasta mis 7 años, mi mamá era mi hermana. Me la vendieron como mi hermana. A mi papá no lo conozco, no sé quién es. Y mamá murió de cáncer de mama hace tres años", dijo a la revista Paparazzi.

Sobre sus días en las calles de Constitución, manifestó: "Es feo vivir en la calle, pasan cosas tremendas. Más allá del frío, todo el tiempo tenés que buscar un lugar dónde dormir donde nadie te vea, porque te pueden cagar a palos, robar, orinar, violar, pinchar. Es re heavy. A mí no me gustaba porque era pobre, pero sano. Nunca robé, me drogué ni nada".

Por último, Ayala destacó que aporta su granito de arena para solidarizarse con personas que viven lo que él mismo padeció: "Hace un año doy charlas con un psiquiatra para ayudar a otros. Mi historia me pone en contacto con la gente".