jueves, 02 de noviembre de 2017
exclusivo de primiciasya.com

Jey Mammon visitó a Carlitos Balá: "Fue uno de los días más felices de mi vida"

El actor y comediante fue a la casa del legendario humorista y luego charló con este medio sobre la tarde que vivió.

Anteayer, Jey Mammon vivió uno de sus mejores días del año y de su vida, según sus propias palabras. El actor y comediante fue invitado a la casa de Carlitos Balá, histórico humorista argentino de los 80'.

PrimiciasYa
pudo dialogar con Jey sobre esta visita y nos dio detalles de esta tarde-noche mágica para él: "Fui a la casa de Carlitos el martes por la noche, me esperó con su mujer Martha y Maxi, su manager. Fui con Vero, mi coach. Nos recibió con café, masitas, nos prepararon la merienda. A mí me habían invitado la semana que pasó a un homenaje que le hizo la Legislatura, no sé por qué me invitaron, porque no tenía relación con él ni su familia. Andá a saber esas cosas del destino...".

Jey agregó: "Paralelamente, venía pensando para el ritmo homenaje del Bailando, homenajearlo a él. Yo no creo mucho en las casualidades. Fui a la Legislatura, fue muy lindo. Ahí Martha me dijo que me miraba siempre en lo de Tinelli, que se reían y que no le gustaba cuando no me hacen bailar. Ella se lo toma con gracia y entiende que es con humor".
"Me encantaría llegar a la ronda del homenaje en el Bailando. Le dije al aire a Tinelli que si no llegaba a esa instancia, ese homenaje es necesario hecho por nosotros u otro equipo. Es justo y necesario".
"Le llevé una foto de cuando era chiquitito, en la playa de las Toscas en Mar del Plata. Me firmó la foto y me puso: 'para mi amigo y colega' (ver al final de la nota). Así que feliz de haberlo visitado y verlo nuevamente después de casi 40 años. Me mostró sus premios orgulloso, me contó anécdotas", contó el artista.
"Lo que más me impresionó es que él guarda los dibujos de todos los nenes. Empezó a sacar carpetas y me mostró todo. Tiene todo guardado. Fue como si me mostrara su tesoro más preciado".
Para cerrar, el actor describió: "Me dio consejos sin él querer hacerlo desde ese lugar, pero me los dio desde su sapiencia, con contarme cómo fue su vida. La inocencia, la ternura, el amor, lo profesional y talentoso que es hizo que su vida sea lo que es, que tenga 92 años y esté así, feliz y contagiando alegría. Fue uno de los días más felices de mi vida y es otra cosa que le debo al Bailando, por eso le escribí a Marcelo".