Comscore

RESILIENCIA 💪🏻

La historia de vida de Julián, el participante de "El gran premio de la cocina": “Llegué a pesar 148 kilos de chico”

El participante le contó fragmentos de su vida a Carina Zampini, conductora del ciclo, quien se conmovió al escucharlas.
Julián, participante de "El Gran Premio de la Cocina"

Este martes en "El gran premio de la cocina" se vivió una confesión que nadie esperaba sobre una historia de vida de uno de los participantes del programa que conduce Carina Zampini por la pantalla del Trece: Julián.

“Yo aparezco de alguna manera como un hijo no reconocido por parte de mi padre. Fue una infancia muy complicada para poner en palabras”, explicó el participante.

LEER TAMBIÉN: Tras recuperarse de un ACV, Soledad Silveyra disfruta con su familia en Tandil: "Gracias a la vida"

“Lo último que recuerdo bueno de mi viejo es una receta que me enseñó, en la casa de su madre, de una pasta, y la verdad es que esa fue la última vez que lo vi. Ahí empecé a hacer ese plato, no sé si consciente o inconscientemente, lo traté de replicar durante los siguientes 6, 7 años. Yo tenía dos opciones o me avergüenzo y me pongo mal por todo esto o lo transformo justamente en una receta”, agregó con cierta emoción.

“A mí me emociona escucharlo porque Julián es una persona que, les habrá pasado a ustedes como nos pasó a nosotros, que cuando comenzó la competencia, creo que Jimena Monteverde en algún momento también habló sobre esta cosa soberbia, que parece pone como una distancia, como un caparazón fuerte alrededor”, expresó la conductora.

Entonces Julián habló sobre otro tema que lo marcó en la niñez: “El bullying fue la palabra que marcaba todos los días en mi infancia”. Zampini le pidió que ahondara y él respondió: “Llegué a pesar 148 kilos de chico”.

Julián, durante las últimas semanas, fue catalogado como “egoísta”, por esa razón verlo hablar de su vida personal y de sus problemas emocionó a todos. “Me defino como complicado”, aseguró.

Y agregó: “Hoy no tengo rastros de que haya pasado eso. Eso también fue un objetivo para mí y sufrí una infancia especial en ese sentido, así que hoy, de grande, soy mucho más reacio a esas cosas. Entonces tal vez el de afuera me ve como altanero, pero en realidad es un escudo para mantenerme mantenerme bien”.

LEER TAMBIÉN: Las vacaciones campestres de Nicole Neumann: "Los burros me producen una ternura especial"

Carina Zampini