REVELACIONES

La otra historia detrás de las fotos de Luciano Castro

El conductor Ulises Jaitt deslizó otra información vinculado al caso del actor. ¿Las fotos son de 2016? ¿Sabrina se enteró de esa infidelidad y lo obligó a casarse?

Ayer, Sabrina Rojas, esposa de Luciano Castro, habló en una extensa nota con el ciclo "Intrusos" de América. En esa entrevista, confirmó: “Yo ya sabía de la existencia, lo estábamos esperando, él tenía mucho más fe que yo de que esto no sucediera. Yo tengo un sentido común enorme. Esto es parte del verano. Parte de nuestra separación. Sucedieron en el verano. Reconozco el lugar donde él estuvo durmiendo. Nosotros estuvimos viviendo bajo el mismo techo, en distintas habitaciones, yo me vine solo con Fausto, él se vino como 20 días, estuvimos separados casi 3 meses. En esos tres meses cada uno hizo lo que quiso. Yo estuve con gente más discreta. Cada uno hizo lo que quiso”.

Y justificó su visita al programa de tevé: “Primero quiero decir por qué estoy yo y no Luciano. Somos un equipo. Y cuando estás en un equipo mandás a los jugadores a donde mejor juega. Él se enoja más rápido, se incomoda".

Sin embargo, el periodista Ulises Jaitt dice tener la verdadera historia de las fotos de Castro.

En charla con Stefanía Xipolitakis (chismolitakis) de "Incorrectas", el conductor afirmó: “La historia es así, yo salí con una chica que me contó que estuvo con Luciano Castro en el año 2016. Se vieron varias veces y me hizo escuchar audios donde él le dice que la quiere ver, que la pasó muy bien. Después se termina cortando esta relación porque se entera Sabrina Rojas y obliga a Luciano a bloquearla a esta chica y de ahí no se vieron más".

Y añadió: "También Luciano la llamaba a esta chica desde las grabaciones de Los ricos no piden permiso, donde él estaba trabajado, y le dice que no la puede ver más y que Sabrina lo había amenazado que si no se casaba iba a contar sobre la infidelidad a la prensa, que no iba a ver más a los hijos. Se vieron varias veces y también me contó que tiene conversaciones donde Luciano le hablaba mal de Sabrina Rojas. Le decía que no se la bancaba más, que era una represora”.