martes, 11 de junio de 2019
En "LAM"

Habló el papá biológico de Fernando Dente: "Ojalá podamos reencontrarnos"

El ex sacerdote, Fernando Onetto, charló con el ciclo que conduce Ángel de Brito. Contó sobre su historia de amor con la mamá del actor y manifestó el deseo de reencontrarse con él.

La semana pasada, Fernando Dente fue tapa de la revista Gente y contó que su verdadero padre biológico es un ex sacerdote. El actor aclaró que le llevó años aceptar su verdadera identidad y que ahora estaba pleno por saber quién era.

Según lo expuesto, la mamá de Fernando, Ada Rizzutti, tuvo una historia de amor paralela con el sacerdote de la escuela a la que ellos asistía y fruto de ese encuentro quedó embarazada.

Hoy, en "LAM", programa que conduce Ángel de Brito, Fernando Onetto, papá biológico de Dente, habló por primera vez y contó su historia de vida.

"La situación no es fácil, es dolorosa, la venimos llevando con mi familia que siempre la conoció. Pudimos llevar este proceso dialogando y apoyándonos mutuamente", dijo ante la consulta sobre cómo llevaba todo esto.

Y contó cómo conoció a Ada: "La conocí en la escuela, ella era mamá de los chicos en el colegio y a través de la catequesis, que las mamás daban catequesis a los chicos en el colegio, ahí la conocí. Fue un trabajo de varios años, llevó mucho tiempo y en un momento apareció una historia personal y cuando eso se profundizó tomé la decisión de querer llevar adelante ese proyecto y dejar el sacerdocio".
Fernando Dente

En ese momento, Onetto era sacerdote y decidió dejar los hábitos para vivir su historia de amor pero la mamá del actor no se quiso separar de su marido: "Superé la dualidad y afronté con toda sinceridad un proyecto de familia con ella, la dualidad fue una pequeña etapa, la idea era la unidad de mi vida y otro proyecto de vida. Me la jugué por amor".

Sobre el vínculo con Fernando, sostuvo: "La historia la cuenta Fernando, al final él tiene una versión de nuestro encuentro que yo no me reconozco en ese personaje que relata. No soy yo. Pero entiendo porque es una historia muy dura para él, tiene que haber sufrido mucho, y ojalá podamos charlarlo. Yo a él lo esperé con todo el amor y ese amor sigue estando dispuesto a que volvamos a charlar. Él lo sabe, donde yo estoy él tiene una casa".

"Uno no es perfecto, probablemente no encontré la forma de comunicarme con él. No era fácil, fue todo muy abrupto, pero no es así como está relatado. Veo como que habla de un extraño, entiendo que es su manera de haberlo vivido", añadió sin reproches.

"Mi vida al salir del sacerdocio fue maravillosa: encontré a mi mujer y me volví a enamorar. Es una mujer maravillosa que enseguida conoció esta historia. Me respaldó y educamos a nuestros hijos en la verdad. Y cuando Fernando se acercó estábamos todos dispuestos a recibirlo. Lo invité a mi casa y le dije que nuestra puerta está abierta. Era difícil para él, no tengo reproches. Ojalá que podamos reencontrarnos, no quiso hablar conmigo desde hace unos años", finalizó.
Embed