Comscore

CORONAVIRUS 😷

Diego Brancatelli denunció a Gastón Gaudio por romper la cuarentena

El periodista publicó en sus redes que el ex tenista violó el aislamiento obligatorio para tomarse unos días de vacaciones en el sur junto a su pareja. Enterate.
Diego Brancatelli

Diego Brancatelli no dudó en exponer al tenista Gastón Gaudio por violar la cuarentena obligatoria por coronavirus, que tiene más de 130 días en el país, para irse de vacaciones con su novia Helena Eyerza a Bariloche a esquiar.

El periodista, panelista de “Intratables”, América, se hizo eco de la denuncia de los vecinos del sur que repudiaron la actitud del ex deportista y su pareja de viajar de Buenos Aires a su ciudad para esquiar y ni siquiera hacer una cuarentena de 14 días para evitar contagiar el virus si estuvieran presuntamente contagiados.

A punto de esquiar

LEER TAMBIÉN: Sebastián Ortega y Gastón Gaudio a indagatoria por violar la cuarentena

Gaudio y Helena se sacaron fotos en los medios de elevación y también fueron escrachados en un comedor de un importante restaurante de la montaña, que vale decir que fue habilitada para los locales.

Vecinos de Bariloche denuncian que Gastón Gaudio violó la cuarentena y no sería la primera vez. Viajó junto a su novia para esquiar cuando eso no está permitido. Hablando de Gaudio: que pasó con el tema Qatar? Siga siga?”, escribió el periodista en su cuenta oficial de Twitter.

Comiendo en un parador

Se desconoce cómo hizo la pareja para llegar a la ciudad ya que los vuelos no están permitidos y por tierra se supone que los controles son exhaustivos.

Vale recordar que hace tres meses, cuando comenzaba el aislamiento obligatorio, Gaudio fue detenido junto a Sebastián Ortega en un confuso episodio en el que también se los acusó por romper con la reglamentación impuesta por el poder Ejecutivo. Ellos explicaron que habían salido a hacer compras cerca de su casa, sin embargo el caso fue judicializado.

LEER TAMBIÉN: Gastón Gaudio tras ser demorado por la policía en la calle: "Ni siquiera pude..."

La denuncia de Brancatelli