EN PRIMERA PERSONA

El día que se le vino "el mundo abajo" a Gustavo López: "¡Me mandé mil cagadas!"

El periodista de Radio La Red (AM 910) estuvo en "Podemos hablar" y contó cómo fue hacerse cargo de una panadería a los 16, con 20 empleados y tras el fallecimiento de su papá de 40.

Visiblemente quebrado en su relato, el periodista deportivo y conductor de Radio La Red (AM910) fue uno de los invitados al ciclo "Podemos hablar" que conduce Andy Kusnetzoff por la pantalla de Telefe y contó cómo fue hacerse cargo de su casa cuando era muy chico.

Gustavo se animó a confesar cómo fue el peor momento de su vida y cuando se le vino el mundo abajo con la muerte de su papá con tan solo 40 años y cuando él era un adolescente de 16.

"Sentía que estaba en el mejor momento de mi vida, sentía que tenía todo, empezaba a tener todo... ¡me va a costar a hablar! Mi familia de panaderos, laburantes, de repente a mi viejo le empezó a ir bien en el negocio. Mis tíos me decían que estudie, que le dé una alegría a mi papá, después empecé a atar cabos", dijo el conductor de "Un buen momento".

Y agregó: "Estaba en la escuela y la veo entrar a mi hermana con mi prima llorando. Hablan con la profesora y me dice que salga del aula. Me di cuenta de que algo pasaba. Nos fuimos desde Lanús hasta el Instituto del Diagnóstico. Yo pensé que mi viejo tenía fiebre. Angina. No sabía que estaba enfermo mal. Cuando llegué lo vi muerto, tenía 40 años. Muy joven. Yo tenía 16".

"Se me vino el mundo abajo. Pasé a ser un rebelde. No era el más estudioso, el más trabajador. De repente a los 16 años estaba solo, ser el mayor de los hermanos en mi casa, pasé a ser el dueño de la panadería con 20 empleados. Fue muy difícil. Mi viejo era todo para nosotros. Fue difícil. Me mandé mil cagadas en mi vida. A los 6 meses tuve un accidente gravísimo. Nos quedamos sin pan de miga y llamo a mi tío y me dijo que tenía. Cuando volvía en el auto un domingo tenía el semáforo en verde y me vino un colectivo. Cuando me desperté estaban los bomberos cortando el auto", finalizó.