EJEMPLO DE LUCHA

Desgarradora historia de Johana Rodríguez por la muerte de su hijo

La popular artista peruana estaba embarazada de ocho meses y recibió la peor noticia de su vida. Anoche relató el episodio en el ciclo de Andy Kusnetzoff.

Johana Rodríguez, la cantante peruana y ex integrante de la banda Viru Kumbieron, estremeció a todos este sábado en el programa "Podemos Hablar", que conduce Andy Kusnetzoff, cuando habló de la pérdida de su bebé cuando estaba embarazada de ocho meses.

Junior se llamaba mi hijo... se llama, porque para mí todavía no se fue.

contó la artista.

Johana Rodríguez se hizo popular en nuestro país por cantar el tema "No te creas tan importante" junto a Pablo Lescano. En su relato agregó que también reveló que dos semanas antes que supiera la muerte de su hijo, había soñado que "caminaba en el mar de mi país con un cajón blanco en las manos".

Ese sueño había sido una premonición. Es que, cuando fui a hacerse una ecografía, el ecógrafo me dijo 'pará, vamos de nuevo'. Estaba sola en ese momento, porque Gastón -ahora ex pareja- había ido a sacar plata de un cajero. Cuando repitió el estudio, el doctor me dijo: "Mirá, mamá, hace aproximadamente 72 horas que el corazón de tu bebé dejó de latir".

expresó sobre el momento de la ecografía.

"Pero yo dos días atrás había ido al médico a que me chequee y me dijo que el parto se me iba a adelantar porque el bebé estaba en posición. Pero, cosas del destino, no me hizo el monitoreo, no sintió el corazón de mi hijo, y capaz si me hubiesen hecho una cesárea mi hijo hubiera estado vivo", dijo.

"Cuando fui al hospital me dijeron 'no hay cama, tenés que regresar a tu casa, contale a tu familia lo que pasó'. Y yo les dije 'no, solamente quiero dar a luz'", relató.

Entré a las ocho, me dieron una cama cerca de donde estaban dando a luz todas las mamás. Imaginate el trauma mío...me indujeron el parto a las cuatrode la madrugada, y yo di a luz a las nueve y cuartode la mañana.

continuó la artista peruana.

Con lágrimas en los ojos, Johana Rodríguez terminó su relato con un mensaje que habla de su fortaleza: "Si la muerte de mi hijo no me mató, no me mata nada. No lo puedo superar, obviamente, pero lo tengo tatuado acá".