martes, 17 de octubre de 2017
se puso serio

Dady Brieva habló de los rumores de infidelidad de la Chipi

El humorista le puso al pecho a las versiones que indican que la bailarina habría tenido un affaire con su bailarín, Mauro Caiazza.

Nada mejor que ponerle el pecho a os rumores para desmentirlos y más, si los trascendidos apuntan a una supuesta infidelidad. Eso sucedió este martes cuando en Los Ángeles de la mañana, ante la visita de Dady Brieva, Ángel de Brito le preguntó al humorista por el presunto affaire entre su esposa, Mariela Anchipi y el bailarín Mauro Caiazza.

"¿Qué pasa entre tu mujer y el bailarín?", disparó sin anestesia el conductor. Y la respuesta de Dady no se hizo esperar:"Nada. A mí no me pasa nada. Yo pongo las manos en el fuego por mi mujer."

"Nada. A mí no me pasa nada. Yo pongo las manos en el fuego por mi mujer."

"Si Adrián Suar dijera Marcelo Tinelli se la come y no tuviera pruebas, podría pasar tranquilamente. Ahora para jugar en las grandes ligas, tenés que tener pruebas. Si no gratis, no es. Hoy cualquiera puede decir cualquier cosa de cualquiera. Te dicen 'jugá un poquito más fuerte. Decí que Ángel De Brito se droga así vas a la temporada' Hay que tener una buena espalda para decir algo así sin ninguna prueba", continuó Dady.

"No te separás por una infidelidad, es por falta de amor. Cuando se va el amor, se va el amor. Después la infidelidad es como un tumor, hay un antes y un después, pero con amor podés sobrevivir la infidelidad.", remarcó más tarde.

"Al bailarín de la Chipi lo elegí yo. Yo lo hablé con ella y le dije 'hay diez bailarines gays. Tiene que haber algo más porque vos no tenés previa. Él es un galán, es de Santa Fe, baila bárbaro. Si no pasa, tiene que parecer que pasa. Hay que jugar fuerte, pero vas a tener problemas'", aclaró luego.

"No me afecta. Él viene a comer conmigo. No me tengo que bancar nada porque no me afecta. La Chipi es llorona, es muy perfeccionista ella. Ellos quieren bailar y llegar lejos, pero al hablar son discapacitados. Da la sensación que se ponen nerviosos en serio. A la Chipi le cuesta jugar estos juegos.", concluyó Dady Brieva.

Embed