¡DE NO CREER!

Así quedó Jimena Barón tras 11 días de comidas fritas en sus vacaciones

Junto a su pareja, Mauro Caiazza, y su hijo, Momo, la cantante y actriz estuvo en Estados Unidos durante 11 días. Al regresar mostró foto de su cuerpo tras ingerir mucha comida chatarra.

Jimena Barón, Morrison Osvaldo y Mauro Caiazza vivieron 11 días soñados en Estados Unidos. Visitaron Disney y Miami, y aunque protagonizaron varios bloopers (él se demoró un día en llegar por su visa vencida; ella se olvidó el pasaporte en Orlando; se les incendió la habitación del hotel) el balance de las vacaciones fue súperpositivo.

Al igual que cualquier mortal en plan de descanso, Jimena no se obsesionó con la alimentación sana y degustó lo que hay que degustar en Estados Unidos: hamburguesas, papas fritas, nachos, patas de pavo, pollo frito... todas comidas que los nutricionistas no aconsejarían si se trata de mirar las calorías.



Pero el idilio terminó para la actriz y de regreso en Buenos Aires, retomó su rutina fit de platos saludables y mucho sudor en el gimnasio. Esta fórmula es la que la acompaña desde hace un tiempo: para ella no hay secretos mágicos ni dietas milagrosas. "Me rompo el lomo entrenado, comiendo bien y mucho", dijo en alguna oportunidad.

En su primera selfie en la ciudad, bromeó con el cambio de su figura después de las delicias estadounidenses. "Por si no entendían a dónde se me fueron las burgers y los tostones", escribió. Obviamente, no vemos cambio alguno...

La actriz retomó el gimnasio para eliminar "11 días de comer fritos", según contó.



Después del entrenamiento se divirtió con una foto muy osada de su "qlin". ¡Está intacto (bronceado, también! (TN).