Comscore

MIEDITO

Alejandro Fantino relató su experiencia paranormal en su casa: "¡Rechacé al demonio!"

El periodista y conductor Alejandro Fantino relató una fuerte experiencia paranormal que vivió anoche en su casa y quedó helado a medio estudio de Fantino a la tarde.
Alejandro Fantino

Mientras Alejandro Fantino transita sus últimas horas en su programa Fantino a la tarde ya que pasará a conducir Intratables, el conductor relató una impresionante experiencia paranormal que vivió en su propia casa ubicada en Tigre.

"Dos y cuarto de la mañana, solito en mi casa de Tigre, llevo la lora a mi oficina, apago las luces, prendo un velador, los perros durmiendo, tenía un viejo libro, estaba laburando sobre unos textos de San Agustín, me engancho con un texto que se llama Tratado de la caída del demonio, de Anselmo De Canterbury, no es satanismo, nada, es un tratado medieval sobre el origen del mal", comenzó su relato Alejandro Fantino.

Alejandro Fantino

Y agregó: "Al rato, escucho que hablaban en la habitación donde duermo, me levanto, voy a la habitación y estaba el televisor prendido. Pensé que me lo había olvidado prendido. Cuando estoy saliendo del pasillo estaba el televisor prendido de abajo. Bajo y también estaba prendido el de la cocina, literal".

Cierto es que Alejandro fue dejando a todos con la boca abierta a medida que avanzaba su reciente historia: "Apago, vuelvo, me siento a leer el tratado de nuevo y empiezan a ladrar los perros como si hubieran entrado alguien a la casa. Miraban para todos lados. Entro a la oficina, me siento, doy vuelta la página, cuando aparece una imagen del propio demonio que San Anselmo había dibujado, la lora gira, se le abren las alas y vuela por toda la oficina hasta el fondo y choca contra una pared, se queda agarrada a la pared".

Y finalizó: "Yo me empezó a preocupar, pongo el libro, me voy a la habitación y el velador estaba titilando. Me dormí y soñé toda la noche cosas horribles, me levanté revuelto del estómago, como decían los medievales que cuando el demonio quería entrar a tu cuerpo lo rechazabas y te quedabas con malestar en el estómago".