martes, 03 de julio de 2018
EXCLUSIVO DE PRIMICIASYA PY

Sorprendente anécdota de la actriz de Las Herederas: ¡fue traductora de "la cazadora de nazis" en Paraguay!

Ana Brun, ganadora del Oso de Plata del Festival de Berlín por su actuación en "Las Herederas", recordó un extraño episodio de finales de los '80.

El usuario Virgilio Benítez compartió en su cuenta de Twitter una foto de la primera página del libro "Mengele en Paraguay", publicado días atrás por el periodista Andrés Colmán Gutiérrez. Grande fue la sorpresa cuando Ana Brun respondió al posteo revelando que había conocido personalmente a Beate Klarsfeld durante su estancia en nuestro país.

Ana Brun.jpg

Conocida más por su seudónimo que por su nombre, la "cazadora de nazis" dedicó su vida a rastrear criminales de guerra ocultos en Sudamérica, con el fin de que fueran atrapados, juzgados y condenados por los crímenes que cometieron. Beate vino a Paraguay siguiendo pistas sobre el paradero del "ángel de la muerte" nazi Joseph Mengele, y Ana Brun intentó ayudarla en su misión.

En una entrevista en "Buen Día Venus", la protagonista de "Las Herederas" recordó aquel encuentro:

"Lo de ser traductora de la cazadora de nazis fue una cosa fortuita. Me acuerdo que una mañana me llama Coca Lara Castro, en aquel entonces presidenta de la Comisión Paraguaya de Derechos Humanos, y me dice 'necesito que acompañes a una señora a ver al Ministro Montanaro'. Aparentemente el gobierno le había puesto un traductor oficial pero ella no confiaba mucho en su trabajo. Yo en aquel entonces tenía mi oficina en Independencia Nacional y Mariscal Estigarribia. Me bajo, conozco a la señora y me dice que antes de ver a Montanaro quería que la acompañe a hablar con Argaña, que en aquel entonces era presidente de la Corte Suprema de Justicia. Ella estaba detrás del rastro de Mengele y los últimos indicios que tenía eran que el Ángel de la Muerte estaba acá.

A Argaña recuerdo que le preguntó por qué Mengele tenía documentos de ciudadanía paraguaya. Argaña le dio algunas excusas, pero por supuesto fue muy diplomático: dijo mucho sin decir nada. De ahí fuimos al Ministerio del Interior y nos recibió Sabino Augusto Montanaro.

El ministro no le habló, le ladró. '¡¿Qué quiere? ¿Qué busca? ¿Para qué viene?!', le gritó el gordito Montanaro, y a mí me dijo: '¡¿Y usted quién es?!'

'Yo soy nada más que la traductora', le dije. Y Montanaro siguió retándonos; no respondió ninguna pregunta, solo le gritó que se vaya de vuelta a su país. Ella se alojaba en el Hotel Guaraní. Yo quería que me dejaran por el camino para volver a mi oficina, pero ella me preguntó: '¿Usted no me puede acompañar de regreso al hotel? Porque yo tengo miedo. A mí me están siguiendo'. Yo ya era ducha en la materia, los pyragües me perseguían todo el tiempo, así que le dije que no se preocupe, que todos estábamos controlados. Pero ella estaba aterrorizada así que la acompañé al hotel y desde ahí llamé a Coca Lara Castro y le pedí que enviara a alguien para que se quedara con ella".

Así finaliza el relato de Ana. En cuanto a Beate, días después de aquel episodio fue "invitada" a regresar a Alemania. En su libro, Andrés Colmán Gutiérrez publica que Mengele ya no se encontraba en Paraguay sino en Brasil cuando la cazadora vino a buscarlo. El material también sigue el rastro de la hermana de Friedrich Nietzche en nuestro país, y su intención de crear un asentamiento ario 'puro' en lo que hoy conocemos como Nueva Germania.

Mirá la entrevista completa a Ana Brun aquí:

Embed