viernes, 09 de noviembre de 2018
EXCLUSIVO DE PRIMICIASYA PY

¡Mirá el inicio del show de Robbie Williams en Paraguay!

En una noche inolvidable, el británico no solo demostró estar vigente sino también su condición de showman.

En la noche del jueves, unas 8 mil personas bailaron, cantaron y se emocionaron de la mano de Robbie Williams en el Jockey Club paraguayo.

El artista británico pisó nuestro país por primera vez no solo para repasar éxitos como 'Rock DJ', 'Millenium', 'Angel' o 'Better man', sino también para interpretar sus nuevos temas y liderar incluso un enorme karaoke con el público.

Robbie es, indiscutiblemente, un showman, y como tal logró que la gente coreara con él fragmentos de canciones de A-ha, Bon Jovi, Amy Winehouse, Take That, One Direction y hasta Justin Bieber.

Con el humor subido de tono que lo caracteriza, abrió el show gritando "voy a rockear esta pollera", refiriéndose a la falda que lucía. Luego mostró el trasero y en otro momento hasta bromeó sobre su sexualidad: "No soy gay, pero...", dijo refiriéndose a la admiración que sentía por George Michael, antes de interpretar una versión de 'Freedom'.

En las casi 2 horas de show, invitó a su padre Peter Williams a compartir escenario con él y también subió a una fanática, a la que le dedicó 'Something Stupid' mientras la acariciaba.

En todo momento 3 coristas y 6 bailarinas lo acompañaron en escena, demostrando que a pesar de haber saltado a la fama a mediados de los '90s, es capaz de ofrecer un show con el despliegue de los artistas de hoy en día.

"¿Quiénes tienen 40 años por aquí? ¿Quiénes 30? ¿Y quiénes 20? Ok... para ustedes, los de 20: Hola, soy Robbie Williams y en el 96 grabé un tema y me hice muy famoso", bromeó en un momento, presentándose ante la generación que empezó a seguirlo tras su show en la apertura del mundial de Rusia.

Robbie supo cautivar a sus fans de la primera hora y también a aquellos jóvenes que fueron, probablemente, para ver "qué onda".

PrimiciasYa Paraguay estuvo ahí y te muestra el arranque de un show que resultó inolvidable.

Embed