EFEMÉRIDES DE UNA TRAGEDIA

A 9 años del atentado que puso fin a la carrera de Salvador Cabañas

El 25 de enero del año 2010, un disparo en la sien casi acaba con la vida del Mariscal del fútbol paraguayo.

Salvador Cabañas jugaba como delantero en el club América mexicano. Faltaban unos meses para el Mundial de Sudáfrica 2010 y el pueblo paraguayo estaba muy esperanzado.

Pero en la madrugada del 25 de enero, en el baño del "Bar Bar", un narcotraficante más tarde identificado como José Jorge Balderas Garza, apretó el gatillo que puso fin a la carrera profesional del futbolista apodado "el Mariscal".

"Estaba en el bar, entré al baño y esa persona me comenzó a increpar y después me disparó. Después quedé en coma. No actué mal. Si retrocediera el tiempo hubiese hecho lo mismo, tanto en mi vida personal como en lo deportivo. Logré todo lo que quería. Yo estaba en mi mejor momento, había interés de algunos clubes europeos por tenerme", reflexionó Cabañas unos meses atrás hablando con el medio chileno La Cuarta.

Como producto del disparo en la sien, el Chava sufrió la pérdida de la memoria y estuvo internado más de un mes. Los médicos no se atrevieron a extraerle la bala, que hasta ahora lleva alojada en la cabeza.

Con el tiempo Salvador perdió gran parte de su fortuna, se separó de su esposa María Lorgia Alonso y si bien intentó regresar al fútbol profesional en 2012, solo jugó dos partidos (sin completarlos) antes de retirarse de las canchas definitivamente.





Si bien las secuelas le impidieron seguir con su carrera futbolística, actualmente se desempeña como ayudante técnico de Pablo Caballero en el equipo Independiente de nuestro país: "Ya no soy jugador pero me gusta lo que estoy haciendo, enseñando a los futbolistas y traspasando experiencias. Después de todo lo que ha ocurrido en estos años, lo que más quería era seguir ligado al fútbol", mencionó al periódico chileno.

Cabañas debutó en 1998 en el club 12 de Octubre; también pasó por Guaraní antes de saltar a Europa: en el 2001 jugó en el Audax Italiano y luego fue contratado por el Jaguares mexicano. Allí estuvo 3 años hasta que en el 2006 se incorporó al América del mismo país.

Con la Selección Paraguaya marcó 10 goles y disputó el Mundial de Alemania 2006. El disparo que recibió un día como hoy, nueve años atrás, impidió su participación en Sudáfrica 2010.

Mirá el video del atentado que conmocionó al país: