Comscore

EXCLUSIVO DE PRIMICIASYA.COM

Nino Dolce: "Volví de Perú con una apertura espiritual muy fuerte, mi cambio es real y no una puesta en escena"

El ex mediático dialogó en exclusiva con PrimiciasYa.com sobre su cambio personal abocado de lleno al judaísmo. "Voy cinco veces por semana al templo", comentó.

Por Luciano López L. / lopez.luciano@primiciasya.com / @lucianolopez25

Nino Dolce dialogó en exclusiva con PrimiciasYa.com y contó cómo fue su vuelco de lleno a practicar el judaísmo, religión con la que nació. Fue luego de su testimonio en el ciclo "Confrontados".

"Se hablaron cosas erróneas y me pone mal. Estoy un poco molesto con lo que salió. Soy judío de nacimiento, mi madre es judía. Lo que estoy haciendo es un proceso de retorno de perdón, teshuvá, por haber cosas que no eran las que tienen que ver con los mandamientos y enseñanzas del judaísmo, simplemente por desconocimiento o porque mi familia no es religiosa", expresó el ex mediático.

"Volví de Perú con una apertura espiritual muy fuerte y decidí entrar al judaísmo de lleno, que es mi raíz. Encontré a Marcelo Krawiec, mi rabino, y Jaim Baruj, mi maestro de Kabbalah, y mi coach, Héctor Chaskielberg, con ellos estudio muchísimo en el templo. Son muy importantes en mi camino", afirmó el hincha de Lanús.

"Me levanto temprano a rezar y hago el rezo nocturno antes de dormir y al despertar. Son un montón de cosas muy complejas que voy aprendiendo de a poco, hace sólo tres años estoy en esto, estoy dando los primeros pasos", argumentó.


"Quiero cuidar mi vida personal y no expornerme. Me preguntaron (en el programa Confrontados) en qué estaba y yo lo comenté. Simplemente es mi cambio de vida y por eso no estoy en los medios", comentó.

"Voy a volver con mis programas de cocina que tienen que ver con esta etapa de mi vida siempre manteniendo mi humor e histrionismo. Si no me llaman de Argentina, haré el programa afuera, pero voy a volver cuando sienta que esté preparado. A raíz de la nota me llamaron de todos lados, tuvo repercusión y me pone feliz, pero no quiero que se polemice".


Y cerró sobre este momento: "Antes no me importaba lo que digan de mí pero ahora sí por mi familia y por el laburo espiritual que estoy haciendo. Mi cambio es real, no es una puesta en escena y recién estoy empezando. Voy cinco veces por semana al templo y cocino en el templo, antes lo hacía en Playboy".