Comscore

MÚSICA

Ulises Bueno festejó su cumpleaños con un streaming para más de 260 mil personas

El cuartetero festejó su cumpleaños el fin de semana acompañado de su gente desde la virtualidad y con un show a puro baile.
-Ulises Bueno-

Ulises Bueno celebró su cumpleaños el sábado con un show por streaming para más de 264.000 personas.

El último sábado finalmente se pudo disfrutar de todo el cuarteto del Bueno y de muchas sorpresas en el gran festejo de cumpleaños de Ulises, con una previa impecable a cargo de Bruno Espinosa y Beatriz Olave.

El streaming comenzó con una gran cantidad de público aguardando la subida al escenario del gran Ulises, con una intro cinematográfica, el cantante comenzó con una carrera, en una épica secuencia del artista que ansía llegar al micrófono.

Tras subir los conocidos escalones del escenario de la Plaza, nos encontramos junto al cantante en un pequeño cubo de pantallas led que se descolgó desde las alturas hasta el suelo del escenario donde la banda a pleno ejecutaba los acordes de “Soy” con la precisión acostumbrada.

Para la segunda canción explotaba el vivo y Ulises hacía vibrar al ritmo del cuarteto a miles de familias en todo el mundo. Tras 40 minutos de show llegó la primera pausa. Volvimos al living desde dónde Bruno y Beatriz agradecieron nuevamente a las miles de personas que por redes sociales les hacían llegar saludos y muestras de cariño.

-Ulises Bueno-

Tras este breve impasse, una nueva sorpresa llegó: Ulises acústico acompañado de 6 de sus músicos se apropió de uno de los espacios escondidos dentro de la Plaza. La habitual “sala vip” para los invitados especiales se transformó en un espacio íntimo en el que el Caño ejecutó versiones alternativas de 3 clásicos de su discografía: Sapo de otro pozo; Amada mía y Desordenada. Con una base musical que remitía a los tablaos españoles, y algunos toques de salsa, Ulises reinventó majestuosamente la esencia de las canciones para demostrar una vez más su versatilidad y proyección al mundo.

Tras este momento de nostalgia, volviendo al escenario principal, sonaron los infaltables “enganchados de la muerte” que hicieron enfiestar al público virtual y destapar una bebida espirituosa.

Sin embargo las sorpresas siguieron llegando y tras otra breve pausa, el ojo de la cámara se trasladó a otro sector de la ex Vieja Usina para colocar a los músicos en aquellos “balcones” habitualmente inaccesibles para el público y a Ulises sobre una plataforma elevada.

Al pie del caño, su madre Beatriz bailaba cada una de las canciones sentada en una silla. La felicidad reflejada en su rostro, el orgullo de madre, todas las emociones se traslucen y llegaban al alma del espectador en los breves momentos en que la cámara la mostraba.

-Ulises Bueno-