EXCLUSIVO DE PRIMICIASYA.COM

Entrevista con Víctor Hugo Morales, a días de volver a la TV: "Es una oportunidad formidable"

El prestigioso comunicador y analista político se prestó a una charla con este medio acerca de su regreso a C5N el martes próximo. "Es necesario democratizar los medios", enfatizó.

Víctor Hugo Morales es uno de los periodistas más prestigiosos que forman parte de los medios actualmente. El comunicador tiene su programa de radio en la mañana de AM750 y el martes 1° de mayo volverá a la televisión.

El analista político se sumará a la grilla de C5N tras ser despedido en noviembre del año pasado. Así lo informaba el periodista uruguayo desde su Twitter.



Debido al regreso de Fabián De Sousa a la gerencia del canal, Morales tendrá su columna diaria a las 19.00hs, de lunes a viernes.

PrimiciasYa tuvo la oportunidad de charlar con el prestigioso conductor y a continuación podés leer la entrevista completa.

¿Qué significa este regreso a la pantalla en esta coyuntura política y mediática?
Para mí, es muy aliviador tener la posibilidad de prolongar el trabajo que hago en la radio y darle la fuerza que la televisión tiene. C5N es una pantalla muy buena: cuando calienta, no le teme a ningún otro canal. Me parece una formidable oportunidad poder hacer lo que hacía antes, aunque ahora sea en el formato de columna, al menos hasta que termine el Mundial.



¿Cómo fueron las negociaciones con el canal?
Muy fáciles, porque no fue esta la gente que me echó. A mí me echó Rosner, que era Clarín y Macri al mismo tiempo, al que los actores propietarios, según lo que tengo entendido, le dieron la llave para que haga lo que quiera: para venderla y encontrar los compradores en función de la persecución que había. Ese hombre al que le dieron carta libre, decidió que yo era una molestia en cualquier negociación con el Gobierno. Es un tipo que seguramente tiene profundo rechazo por mí. Ese tipo fue el que me echó. La gente traidiconal del canal, cuando vuelve y está ese panorama, piensa que no fue una decisión feliz y me llaman de nuevo. Fueron negociaciones cordialísimas.

¿Por qué terminó aceptando la propuesta?
Yo me hubiera ofrecido. Me importa mucho tener esa pantalla. No para mí en función del éxito televisivo, sino que creo que es una herramienta que es necesaria para democratizar la tarea de los medios, que haya voces disonantes en medio del coro fervoroso, cómplice y entregado que los medios de comunicación se ofrecen a sí mismos para proteger al Gobierno qeu han puesto en el comando del país.



¿Qué mostrará el programa?
Es una columna que será de 10 a 20 minutos, según los temas. Voy a mostrar lo que ocurre cada día. Hoy estaríamos con el tema tarifas, las brutales ganancias de las empresas que tienen aquí y en el exterior. Estaríamos hablando de las circunstancias de los más vulnerables, de hablar con los panaderos que viven una situación compleja. Se ha generado una situación. Me dan ganas de hacerlo y no tengo dónde hacerlo hoy. Estoy encantado de la propuesta. No tiene resortes económicos muy importantes porque me puedo dar el lujo, enhorabuena, de trabajar en situaciones que ya no son la de la época de las grandes cotizaciones personales.

¿Cómo se manejará en referencia a sus críticas al Gobierno, teniendo en cuenta que el canal cambió sus dueños?
Vuelvo a trabajar con la misma gente. Los canales manejan su agenda y la relación con los gobiernos se establece a través de la agenda. Puedo ser un elemento más o menos molesto. Pero si me traen, no es para echarme a los cinco días, con lo cual han tomado la decisión a sabiendas de los peligros que implica la persecución que el Gobierno desata judicial y económicamente contra aquello que entiende como adversario. Estos gestos marcan que el canal tiene un sesgo donde los programas pueden tener un espíritu crítico hacia el Gobierno. No se es crítico si se es cómplice, si se es beneficiado de alguna manera, o si se es ideológicamente muy entregado al palo de la derecha, o si se le tiene miedo al sistema establecido de poder. Elogios no puede haber para un gobierno depredador con el pueblo.