Comscore

POLÉMICA

El enojo de los cordobeses con Charlotte Caniggia: dejó plantados a los chicos de su sueño

Los nenes junto a sus mamás y los responsables del merendero "Panza Caliente" organizaron un almuerzo especial para recibirla, pero a último momento la mediática tuvo que cancelarles.

Charlotte y su hermano Alexader Caniggia estuvieron este mediodía en los Tribunales de Córdoba ya que fueron citados a declarar por la causa en que los denunció el periodista Pablo Layus, al que le rompieron el celular y agredieron a un seguridad de un boliche de Carlos Paz.

Charlotte no habló con la prensa y el periodista de América TV dijo que nunca le pidieron disculpas por los hechos. "Llegar a la Justicia fue una estupidez, pero el tema fue la agresión al seguridad del boliche Keops".

Pero al margen del conflicto legal, Charlotte dejó plantados a los chicos de su sueño en el "Bailando 2019", el merendero Panza Caliente.


Los nenes junto a sus mamás y los responsables de la institución organizaron un almuerzo especial para recibirla, pero a último momento la mediática tuvo que cancelarles.

En el merendero la esperaban más de 200 chicos, más sus padres, que se mostraron muy afligidos por no poder conocerla. Muchos de los niños allí presentes habían faltado a la escuela para poder ver a Charlotte, y entre los adultos presentes había una mujer que transita una difícil enfermedad, y otra que el día de ayer perdió a su padre. Todos habían hecho un gran esfuerzo para poder estar allí.

La única vez que los chicos de Panza Caliente pudieron ver a Charlotte en persona fue cuando viajaron a Buenos Aires a principio de año. Lamentablemente, por cuestiones económicas y de logística ese viaje no va a poder repetirse: es muy caro y complicado traer tantos chicos a Buenos Aires, y el viaje desde Carlos Paz dura dos días en micro.


Este mediodía en el merendero, los chicos la esperaron arreglados y con mucha ilusión. Además, el lugar contó con presencia policial para asegurarse que todo estuviera bajo control, e incluso había varios medios locales. Sin embargo, todo quedó en la nada.

Desde el merendero afirmaron que seguirán luchando por su sueño: conseguir un terreno cercano al merendero para que los niños tengan un espacio físico donde jugar.