ROMPIÓ EL SILENCIO

Ana Rosenfeld le dio la derecha a Rial: "Es cierto que le abrió las puertas de América a Beatriz"

La abogada confirmó los dichos de Jorge Rial sobre su intento de reconciliar a Salomón con América y darle trabajo. Además, explicó por qué la actriz no aceptó esa propuesta.

Luego de la muerte de Beatriz Salomón muchos atacaron en las redes a Jorge Rial por el escándalo que se generó cuando sacó al aire la cámara oculta a Alberto Ferriols en Punto Doc. El conductor, que estuvo frente a la emisión de ese clip en "Intrusos a la noche" en 2004, decidió volver sobre el tema y explicar cómo fue y qué pasó detrás ese informe que revolucionó el medio.

Luego de aquel episodio, Beatriz se separó, se quedó a cargo de las dos hijas que había adoptado con su pareja y se quedó sin trabajo complicando su economía. Al enterarse de todo eso, Rial intentó volver acercarla a América para darle trabajo: "Ana Rosenfeld lo puede decir, vino con Beatriz al canal y se le ofreció un acuerdo y un sueldo mensual para trabajar", dijo el periodista en su descargo y la abogada confirmó que fue así.

Rosenfeld, que defendió a Salomón en el juicio contra América y EyeWorks; Mario Pergolino, Miriam Lewin, Jorge Rial, Luis Ventura, Diego Guebel y Daniel Tognetti, confirmó los dichos del periodista.
"Es cierto que Rial abogó por reuniones en América. Nos abrieron las puertas a instancias de él. Fuimos a dos o tres reuniones, pero no se pudo concretar porque Beatriz no aceptaba el monto del ofrecimiento. Entonces el juicio siguió su curso", contó la letrada al programa de radio de Moskita Muerta.



"Rial le abrió las puertas a Beatriz para que fuera no sólo a las reuniones con los abogados sino también con los directivos del canal para que puedan arreglar la parte que tenía relación con el juicio", agregó la abogada.

Sin embargo, Ana contó que Beatriz estaba enojada con el conductor y Luis Ventura, que co condujo la presentación de la cámara oculta aquella noche. "Ella estaba enojada con todo lo que había pasado. Creo que en realidad le era más fácil ponerle nombre a las personas. Cuatro Cabezas es una empresa, aunque le echaba mucha culpa a Pergolini también. Ella nunca llegó a entender el por qué de las cámaras ocultas", añadió.