domingo, 02 de febrero de 2014
internacionales

"Woody Allen abusó de mí a los 7 años", confesó la hija del actor

Dylan Farrow relata por primera vez, en una carta dentro de un blog de 'The New York Times', el abuso sufrido cuando tenía siete años.

Dylan Farrow, hija adoptiva de Woody Allen, relata en una carta publicada dentro de un blog del diario The New York Times los supuestos abusos sexuales a los que la sometió su padre cuando ella tenía siete años. Esta es la primera vez, ahora con 28 años, que ha hablado públicamente sobre el supuesto abuso que salió a la luz en el año 1993 tras la tormentosa separación del cineasta y la actriz Mia Farrow.

La carta de Dylan Farrow detalla un episodio concreto que sucedió cuando tenía siete años y que se repetiría. “Me dijo que me tumbara boca abajo y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces me asaltó sexualmente”, recuerda Farrow. “Me hablaba mientras lo hacía”, prosigue con un relato sencillo pero aun así muy impactante. “Me susurraba que era una buena niña y que este sería nuestro secreto, prometiéndome que iríamos a París y sería una estrella del cine (...) A día de hoy, me resulta muy difícil ver un tren de juguete”.

La misiva de Farrow llega después de las críticas que hizo su hermano Ronan tras el tributo que recibió Allen en la última entrega de los Globo de Oro, donde el joven cuestionó si debía de premiarse a alguien que había cometido este tipo de abusos. Dylan Farrow pregunta en su carta a la actriz Cate Blanchett o al actor Alec Baldwin qué pasaría si el abusado hubiera sido uno de sus hijos. Y cuestiona de manera directa: “¿Y si hubieses sido tú, Emma Stone?. ¿O tú, Scarlett Johansson?”. “Diane Keaton, tú me conociste cuando yo era una niña. ¿Me has olvidado?”.

Farrow dice que se considera afortunada porque tras años de sufrir los abusos –que le provocaron desórdenes alimenticios y dañarse a sí misma cortándose- hoy es una mujer felizmente casada, pero a la que durante mucho tiempo le resultó imposible que ningún hombre la tocara. “Me escondía para evitarle pero siempre me encontraba”, cuenta respecto a los asaltos de Allen. “Siempre pensé que eso era lo que los padres hacían a sus hijas”, prosigue. “Hasta el incidente del ático con el tren.", confiesa, “entonces decidí que no podía guardar más ese secreto”.

La hija se lamenta de que su silencio hubiera podido provocar más abusos de Woody Allen a otras niñas. También se lamenta de cómo la sociedad le dio la espalda en detrimento del hombre famoso y respetado, que pusieran en duda la versión de su madre, a la que se llegó a acusar de mentir para dañar al cineasta.

Woody Allen nunca fue formalmente acusado en un caso que llenó páginas y páginas de la prensa estadounidense y mundial. El director de cine ha negado siempre las acusaciones. La carta se publica dentro del blog del periodista del The New York Times Nicholas Kristof, que en ocasiones escribe e investiga sobre estos abusos y la trata de personas. Kristof dice que Allen tiene derecho a la presunción de inocencia pero que considera que la voz de la joven Farrow debía de ser escuchada tras el debate surgido en los pasados Globo de Oro.

La última película del director de Manhattan o Días de radio, es Blue Jasmine, candidata a tres Oscar, incluido el de mejor guión original, obra del director. “Woody Allen es la prueba viviente de la manera en la que nuestra sociedad falla a los sobrevivientes de abusos y asaltos sexuales”, afirma su hija adoptiva. Dylan Allen comienza y termina su carta preguntando a los lectores: "¿Cuál es su película favorita de Woody Allen”. (El País)