viernes, 18 de marzo de 2011
rating

Te adelantamos el primer corte de difusión del disco de David Kavlin

Destacado en el espectáculo por sus tareas como presentador de TV y Radio, David Kavlin saca a la luz una faceta por pocos conocida: la música.A partir de este lunes comienza a sonar Belleza reversible en las emisoras radiales. Además, se está trabajando con Pol-Ka para que los temas suenen en las novelas del Trece.

Destacado en el espectáculo por sus tareas como presentador de TV y Radio, David Kavlin saca a la luz una faceta por pocos conocida: la música.

A sus 38 años toma coraje para desempolvar su teclado, sus notas y su corazón y presentar no solo  un disco de rock con muchos condimentos de pop.

Belleza reversible es la exteriorización de un sentimiento guardado por años en forma de canciones que no se atrevían a salir.

Es el resultado de la madurez. Es la coherencia de lo interior y lo exterior. De ahí el termino reversible. Es la pincelada final o inicial de una obra que llevo dos años de producción, pero toda una vida de búsquedas, señala Kavlin.

Con un claro sonido rocker, pero con matices muy pop, el disco navega entre baladas  y  canciones simples pero potentes. Melodías dulces que hablan del amor y del desamor, de experiencias propias y ajenas al autor.

Una banda compacta con músicos de experiencia logra un sonido directo a los sentidos,pero sin duda alguna "Belleza reversible" se sintetiza mejor en las palabras del propio David:

Desde mi primer órgano de dos pisos, las escalas y los arpegios. Las ratas a las clases de piano para sentarnos a comer caramelos en el parque con mi hermana. Los discos de mi viejo:The Beatles, Pink Floyd, The Who, Abba, Carpenters.

Desde el piano bar de Charly en cassetes de mi prima, los recitales de Soda con mi mejor amigo, las lágrimas que solo Páez logra sacarme.

Desde mi primera canción, mi primer grupo: Portero Eléctrico, mi primer gran show compartiendo escenario con La Torre, Spinetta y Los Pericos, allá por el 89.

Desde la música en las noches insomnes y los vecinos testigos involuntarios, mis notas guardadas y las tímidas sesiones con los míos.

Desde el adiós a mi viejo… Mi primer y gran fan. Las palabras de Elena, también conocida como mamá. La felicidad extrema con los Urrita, los incondicionales Kavlin, Naon, Elbirt, Bigio.

Desde los que estuvieron y ya no están. Y los nuevos afectos: desde Laura, mi verdadera musa. Desde el corazón, hasta hoy… Belleza reversible.