martes, 29 de julio de 2014
primicias

Silvina Luna retiró su historia clínica del sanatorio de Lotocki

A través de su abogada, Lidia Iglicki, la modelo y actriz logró retirar su historia clínica de la clínica del cirujano que denunció por supuesta mala praxis.

Silvina Luna está decida a ir hasta las últimas consecuencias contra Aníbal Lotocki, a quien responsabiliza por sus problemas renales por haberle practicado una supuesta mala praxis que deberá probar ante la Justicia.

La modelo está ahí internada por cálculos renales y reveló lo que generó este problema de salud. "Se dijeron muchas cosas. Estoy súper saludable. Tengo dolores, pero ni estuve cerca de un transplante de riñón. Ni diálisis como dijeron. Pero siento el compromiso de explicar lo que me está pasando. Mi trabajo está muy ligado a la imagen y hay muchas presiones para cumplir con ciertos estereotipos", comenzó diciendo.

Luego agregó: "Cuando era más chica me hice una intervención para mejorar aún más mi apariencia. Confié en un médico. Y recibí sustancias tóxicas en mi cuerpo. Me siento en la obligación de contar mi experiencia para otras chicas que pasan por lo mismo".

"Cuando yo me operé, pensé que estaba haciendo, primero, algo legal, y después, algo que era inofensivo para mi salud", señaló, pero no pudo confirmar cuál fue la sustancia que le pusieron en su cuerpo.

Hoy, según pudo confirmar PrimiciasYa.com, Silvina pudo recuperar su historia clínica. Lo hizo a través de su abogada, Lidia Iglicki, titular del Estudio Cosentino y asociados. La representa se presentó hoy en la clínica de Lotocki y se llevó los papeles correspondientes.

La defesa de Lotocki

No obstante, el cirujano alega a través de un comunicado de prensa lo siguiente:

Nos vemos en la necesidad de aclarar todas las dudas que lamentablemente se han generado a partir de ciertas manifestaciones malintencionadas en las que se mencionan prácticas negligentes, aplicación de sustancias tóxicas y demás expresiones injuriantes y difamatorias.
Dado que la Srta. Silvina Luna efectuó declaraciones públicas sobre prácticas efectuadas por nuestro equipo profesional, nos vemos habilitados a expresar circunstancias que de otro modo permanecerían en la estricta confidencialidad de la relación médico-paciente.
Al respecto, a la citada Srta. se le han practicado procedimientos médicos respecto de los cuales fue debidamente informada, y han sido llevados a cabo en observancia de las prácticas médicas aprobadas por la comunidad médica y las autoridades regulatorias. Todos los productos médicos utilizados han sido estrictamente aquellos autorizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y son adquiridos a los laboratorios y empresas distribuidoras autorizadas por la referida repartición.
En forma concreta sobre la practica efectuada a Silvina Luna, es necesario manifestar –reduciendo al mínimo necesario la jerga médica para ser comprendido en forma extensiva- que el día 3 de octubre del 2011 se realizó una lipoaspiración, y con la grasa obtenida se realizó un autoinjerto graso en ambos glúteos. A esta grasa se le añadió una pequeña proporción de PMMA (polimetilmetacrilato) para evitar la reabsorción de la grasa.
En relación al polimetilmetacrilato, corresponda aclarar que se trata de una sustancia utilizada para realizar bioplastías, una técnica consagrada internacionalmente en virtud de los excelentes resultados con índices de complicaciones muy bajos.
Bien utilizada, esa técnica sirve para crear, resaltar o realzar, recuperar o rejuvenecer cualquier parte de la cara o el cuerpo. Tiene aprobación de las autoridades sanitarias. Además de nuestro país, se utiliza en todo Sudamérica, los EE.UU., la Unión Europea, etc.
Un estudio de biocompatibilidad, tal vez el más importante hecho en implantes inyectables, arrojó que, en un universo de casi 90.000 pacientes tratados y con riguroso control durante 7 años, se encontró un índice de complicaciones menor al 0,08 %, más que aceptable para cualquier producto inyectable.
En cuanto a la seguridad, está certificado que no provoca alergia, ni rechazo, que no migra y no tiene agentes tóxicos.
Para dar Certeza de que hablamos con la verdad, citamos una pag web, del distribuidor oficial en la comunidad europea, donde existen estrictos controles sanitarios www.euroquirurgica.eu. Aqui encontrarán toda la medinas de Seguridad y la altar calidad del producto que en algunas situationes utilizamos en determinados casos en los que creemos necesario.
La confusión con cualquier otra sustancia como silicona liquida, vaselina, parafina, etc., que algunos profesionales confunden en declaraciones públicas efectuadas con ignorancia, mala fe, o falta de ética profesional llamando genéricamente “metacrilato” es absolutamente errónea. A diferencia del producto citado, esas sustancias son tóxicas y causan efectos colaterales indeseables como la migración del lugar donde fue implantado, necrosis de la zona, extrusión del material y otros potencialmente graves para la integridad del paciente.
Por otro lado, también vale aclarar que en la literatura científica no existe relación conocida que haya sido descripta o demostrable en los estudios de biocompatibilidad entre el PMMA y la litiasis (cálculos) renal, hepática, ni de ningún otro lugar del organismo.
La litiasis que afirma haber presentado la Srta. Silvina Luna -una patología de alta incidencia en la población- podría hallar un origen causal en los antecedentes familiares de la paciente, dado que es una entidad hereditaria y en el caso relataba que su padre presentaba esta enfermedad. La litiasis renal tiene una prevalencia superior al 5 % y llegando hasta un 20 % en algunos países. La proporción es 3 veces superior en la mujer que en el hombre adulto.
Destaco que, junto a un equipo médico especialista en “cirugía plástica” que yo coordino y paramédico de amplia trayectoria siempre he procurado brindar a mis pacientes calidad de vida y bienestar físico, emocional y estético sobre la base de las mejores prácticas médicas.
Y así lo seguiré haciendo.

Anibal Lotocki
MN 90187