jueves, 08 de octubre de 2015
primicias

Selena Gomez se somete a un tratamiento de quimioterapia tras descubrir que tiene lupus

La estrella pop habló de la enfermedad que la llevó a suspender una cantidad de conciertos durante este año. "Me encerré en casa hasta que vuelva a sentirme segura de mí misma”, declaró.

La joven estrella pop estadounidense Selena Gomez reveló que la pausa en su carrera se debió a que le fue diagnosticado lupus, una enfermedad crónica que se ha visto obligada a combatir con quimioterapia.
“Ese ha sido el principal motivo por el que me he tomado un descanso. Podría haber sufrido un derrame cerebral” contó la ex cantante Disney en una entrevista que publica hoy la revista “Billboard”.
La protagonista de la serie “Wizards of Waverly Place”, estrenada en 2007 en Disney Channel, había cancelado un número importante de conciertos durante el año pasado argumentando “querer tomarse un descanso”. Esto hizo que en diversos medios se dispararan los rumores de supuestas adicciones.

 

“Quería decirles que no tenían ni idea. ¡Estoy con quimioterapia, imbéciles! Solo me he encerrado en casa hasta que vuelva a sentirme bien y segura de mí misma”, declaró.
Mañana, la joven de 23 años publica un nuevo disco titulado “Revival” y a partir de mayo se embarcará en una gira mundial que comenzará en Estados Unidos y Canadá. El título del disco parece muy apropiado teniendo en cuenta no sólo su situación personal, sino también la profesional.
Y es que la cantante ha decidido cambiar tanto de sello discográfico como de agencia de “management”. También asumió las riendas de la producción discográfica en campos como la composición musical y las letras, un proceso que calificó de “enervante” pero que a la vez le ha permitido conseguir algo mucho más adulto que todo lo hecho anteriormente.
El lupus es una enfermedad crónica, autoinmune y sistémica que sufren principalmente las mujeres. El cuerpo no diferencia correctamente entre un estimulo habitual y uno peligroso y reacciona de la misma manera: generando anticuerpos. La enfermedad debe su nombre al aspecto de sus cicatrices, que parecen mordeduras de lobo.