martes, 17 de mayo de 2011
primicias

Sabrina Rojas, de vedette a ama de casa

La despampanante rubia, Sabrina Rojas, cambió las cámaras y las plumas por el rol de Ama de Casa. Enamoradísima de su pareja, Luciano Castro, la modelo de escultural belleza dedica su tiempo a quehaceres hogareños, aunque ya estaría comenzando a extrañar su carrera artística.

Sabrina Rojas sigue a full en su noviazgo con Luciano Castro. Finalmente, la rubia dejó de trabajar y ahora se ocupa de todo los quehaceres del hogar en el que viven en Olivos.

De vedette a Ama de Casa, dicen los que conocen bien a Sabrina que el cambio en su vida, también habría traído algo de tedio a la cotidianeidad de la rubia.

De todos modos, aunque Sabrina extrañe el mundillo artístico, no cambia por nada del mundo el rol que hoy ocupa su vida y que la hace feliz junto a su pareja, Luciano Castro, quien la dejó a cargo de un grupo de albañiles que se encuentran refaccionando el nidito de amor.

El amor entre Sabrina Rojas y Luciano Castro comenzó muy silenciosamente, mientras estaban ensayando para la obra teatral Valientes, allá por el 2009.
 
Mientras él disfrutaba de su soltería, aunque se le habían adjudicado varios romances entre los que se encontraba la bella Marcela Kloosterboer, Sabrina estaba de novia con Juan Pablo, un empresario gastronómico, desde hacía cinco años.
 
Pero poco a poco, los besos, las caricias y esa seducción continuaban luego que el telón bajaba noche a noche. Luciano y Sabrina compartían mucho tiempo de ocio, sobre todo en la playa, exactamente en el balneario Guillermo. No fueron pocos los que habrían visto a la blonda visitar al galán en su habitación de Manantiales en más de una oportunidad.
 
Lo cierto es que durante el verano de 2010, Rojas decidió ponerle punto final a la historia de amor con Juan Pablo y, de inmediato, se comenzó a vincularla con su compañero de trabajo, Luciano Castro.

Ahora, la bellísima Sabrina, se ocupa del trabajo más digno y difícil que pueda haber en estos tiempo, como el de llevar adelante una casa, con todas las tareas que el asunto implica. Y, aunque el público extraña las prominentes curvas de la blonda, la muchacha se siente más que feliz interpretado el papel de Ama de Casa.