jueves, 07 de abril de 2011
primicias

Rolo Puente, nuevamente internado y en estado delicado

Luego de haber sido internado a mediados del mes de marzo, Rolo Puente vuelve a atravesar por un difícil momento en cuanto a su salud. Nuevamente, el actor tuvo que ser trasladado al Sanatorio Güemes donde volvió a quedar bajo observación médica tras realizarse una batería de estudios que no arrojaron los resultados esperados.

En su segunda internación en menos de un mes por su enfermedad pulmonar, Rolo Puente vuelve a atravesar por uno de los momentos más críticos de su vida, en cuanto a su estado de salud.

Ahora, el actor, volvió a ser internado en el Sanatorio Guemes por la misma enfermedad que lo aqueja desde hace años, pero esta vez y, luego de nuevos estudios, su estado se tornó más delicado que nunca.

El actor, que sufre de enfermedad obstructiva crónica (EPOC), deberá permanecer bajo observación médica hasta nuevo aviso. Semanas atrás, Puente había sido internado por el mismo problema, pero luego de unos días fue dado de alta.

Rolo Puente (Rolando Domínguez Pardo) Inició su carrera como director de fotonovelas en reemplazo de Rodolfo Blasco en la revista Vosotras, que dirigía su madre: Lolita Pardo Bazán. En la década del sesenta comenzó como cantante y grabó varios discos para el sello RCA Victor.

En 1966 debutó como actor en Una máscara para Ana, de Rubén W. Cavalloti, que alternaba cuadros musicales de Donald. Participó en 24 películas.

Iniciado en el cine de terror erótico, tras componer a Raúl Aguilar en Coche cama alojamiento, para la empresa Producciones Canto-Huberman, en 1968 secundó a Juan Carlos Altavista y Nelly Beltrán en Villa cariño está que arde, con dirección y guión de Emilio Vieyra. Un año después, en 1969, compartió cartel con grandes figuras de la escena nacional en Los muchachos de antes no usaban gomina, para Argentina Sono Film.

Ese mismo año, acompañó a Sandro y Blanca del Prado en Quiero llenarme de tí, donde el popular cantante estrenó el tema musical que lleva ese mismo nombre. A su vez, formó parte de Hola, Mami, una sección de un programa de Sofovich que, gracias al éxito, se convirtió en un ciclo.