jueves, 13 de agosto de 2015
primicias

Rodrigo de la Serna, en la piel del Papa Francisco: "Fue una experiencia intensa"

El actor argentino habló en sobre la interpretación que hizo de Jorge Bergoglio en la película “Llámame Francisco”. 

Llámenme Francisco, el Papa de la gente, es el título de la película que llevará a la pantalla grande la historia de Jorge Bergoglio antes de convertirse en Sumo Pontífice.
El actor argentino Rodrigo de la Serna habló en sobre la interpretación que hizo en la película dirigida por el italiano Daniele Luchetti, donde también actua Mercedes Morán.
"Cuando te ofrecen un desafío como el de Llámenme Francisco, tan atractivo, importante, no es fácil negarse. El guión me gustó mucho. La hice y tuve la oportunidad de conocer a personas maravillosas, me vinculé con Luchetti, que tiene una sensibilidad y una inteligencia notables. Conoce a todos los grandes de primera mano, me contó anécdotas de Fellini, de Scola, de todos esos grandes referentes del cine, porque para mí la meca del cine está ahí, no en Hollywood. Me crucé con Bertolucci, fue un regalo", señaló en una entrevista con La Revista de La Nación.
De la Serna reconoció que "es imposible entrar en la cabeza de un jesuita", por lo que no fue fácil ponerse el traje de Bergoglio. "Lo que puedo decirte es que fue una experiencia intensa, fueron tres meses y medio de rodaje en los que tuve la responsabilidad de interpretar la vida de Jorge Mario Bergoglio desde sus 23 años hasta sus 58, 59".
Ante la consulta sobre la visita del Papa a Ecuador, Bolivia y Paraguay y su opinión sobre el pedido de perdón que el Sumo Pontífice hizo a los pueblos originarios en nombre de la Iglesia por los crímenes cometidos en la conquista, reconoció y destacó el gesto: "Que un Papa latinoamericano pida perdón en nombre de la Iglesia por el genocidio que se cometió aquí, es fuerte. A mí me conmovió bastante. Por mi madre que es especialista en arte precolombino siempre tuve contacto con los pueblos originarios, he estado en muchos lugares, sé de la lucha de estos pueblos, sé del dolor que existe y de las heridas que resultan casi imposible de cicatrizar. Y que una persona como él venga a decir esto, me hizo bien, no sé a los demás, a mí me gustó escucharlo en boca de un papa".