jueves, 21 de septiembre de 2017
Exclusivo de Primiciasya.com

Yasmila Mendeguía vive el drama en México: "Es terrible, todavía hay niños atrapados en colegios"

La exparticipante de Gran Hermano trabaja como modelo en el norte del continente. Hablamos con ella sobre el terremoto que se vivió en el país azteca.

Un fuerte terremoto de magnitud 7,1 sacudió este martes fuertemente a la Ciudad de México y causó al menos 225 muertos, según la cifra publicada.

Un saldo que podría aumentar dadas las altas probabilidades de que haya más personas atrapadas bajo los edificios derruidos. Se produjeron muchas escenas de pánico justo cuando se cumplen 32 años del poderoso terremoto que dejó miles de muertes en la capital mexicana.

Yasmila Mendeguía, exparticipante de GH, está radicada en el país azteca junto a su novio, Patricio Sills, otro ex GH, y la modelo dialogó con este medio para relatar lo que pasó en el Distrito Federal.
Embed

Así estamos

Una publicación compartida de Yasmi (@yasmi_mendeguia) el

"Fue el segundo sismo en dos semanas, justo ayer fue que se cumplieron 32 años del terremoto del 85', que dejó 100 mil muertos. Yo estaba en un primer piso y salí a la calle, igual que mi novio que estaba en una agencia. Caminé dos cuadras y vi edificios derrumbados. Nos quedamos ayudando a sacar escombros y a la gente con alimentos, agua y lo que necesiten", comentó Yasmila.
"Sacaron cuerpos, fue terrible. Mucha gente en camilla. Decí que fue a la tarde y había gente que no estaba en su casa, perdieron lo material pero estaban a salvo. Había guarderías y jardines abiertos, hay niños atrapados que están intentando sacar".
Agregó: "Esperemos que no vuelva a ocurrir, fue una situación horrible. Hoy estábamos caminando por la calle porque intentamos no estar en el edificio, vivimos en un 3° piso, y vimos cómo se derrumbaban edificios hoy mismo, porque quedaban grietas y hay réplicas que no se sienten, pero lo mueven".
Para completar, subrayó: "Están buscando gente en todas partes, ahora estamos yendo a ayudar a un lugar diferente al de ayer. Es una locura, se escuchan gritos, sirenas y gente que corre todo el tiempo. Es inimaginable. Hay gente con barbijo por el polvo que dejan los edificios. No hay explicación más que estar acá y ver la situación. Yo no dormí y me fui a desayunar a una planta baja. La alarma sísmica sonó ayer cuando se movía la tierra".