viernes, 13 de marzo de 2015
en Intrusos

Tartu habló sobre el secuestro de su madre durante la dictadura: "Me quedó un trauma muy grande"

El periodista contó el escalofriante episodio que vivió junto a su familia durante Proceso de Reorganización Nacional.

Esta tarde en Intrusos se habló de política y sobre la tendencia de algunos famosos en participar en algún partido político como candidato de cualquier cosa y en medio de la charla sobre la polémica generada en torno al spot de Miguel del Sel, Jorge Rial le preguntó al panelista por qué se puso a trabajar para Sergio Massa.
En ese marco, el periodista relató algo que nunca había mencionado públicamente. El secuestro de su madre durante la última dictadura militar.
"Pasó un episodio muy fuerte en casa durante el proceso. La gente se juntaba a leer en casa, teníamos una casa en Devoto, grande. Y había de todo: se juntaba gente de la izquierda, se discutía mucho de política. Somos una familia italiana, se discutía de política italiana, seguíamos el caso de Aldo Moro", comentó.
Y luego confesó: "Y un día vienen, durante la dictadura, y revientan la casa. Yo estaba en la escuela. Entonces llaman y me dice el director que me quede ahí. Yo no sabía qué pasaba. Cuando llego la casa estaba destruida. Mis abuelos tenían participación peronista en el sindicato inclusive. Tenían el famoso póster del General Perón con el caballo blanco. Lo habían bajado, lo habían prendido fuego. Mis viejos tenían una biblioteca muy grande política. Hicieron una fogata con los libros en un patio que teníamos. Un horror, eso fue un horror".
Luego de emocionarse, August, continuó con su relato: "Y después se la llevan a mi vieja. Y quedó como un trauma, ¿viste? Volvió. ¿Viste que en ese momento te llevaban, te interrogaban? Ahí ellos decidían como dueños de la vida y la muerte qué era lo que podía pasar. Podías quedar a disposición del PEN (el Poder Ejecutivo Nacional) o si no te desaparecían. Nosotros tuvimos la suerte que la largaron a mi vieja".
"Pero el trauma que quedó en la casa quedó. Se debate de política pero no es que vos te vas a incorporar a las filas del partido A o del partido B. Encima todos teníamos formación de izquierda entonces era más complejo eso. Entonces me quedó un trauma tan pero tan grande que tuvo que llevarlo, entre otras cosas por supuesto, al sillón del analista y en un momento apareció ese corcho ahí, ¿viste? Entonces pude sacar ese corcho y me dije: 'bueno, sin tengo esta vocación no tengo por qué privarme de participar con mis convicciones en un sello partidario, en un espacio, que en este caso es el de Sergio Massa'".
 "Y además está lo personal, los dos somos de San Martín. Nos conocemos todo. Y un día nos encontramos en Am y se dio. Pero está muy bueno participar".
"Hay un preconcepto muy negativo. El político sufre un castigo. Yo creo que hay gente valiosa", concluyó.