jueves, 18 de junio de 2015
Exclusivo de PrimiciasYa.com

Por qué Juan José Campanella no sale a matar a Telefe como sí lo hizo con Adrián Suar

Su producto, “Entre Caníbales”, fue ubicado a la medianoche de la emisora para que no entre en el promedio de audiencia del canal. En 2006 fue muy crítico cuando El Trece cambió de horario su anterior ficción, “Vientos de agua”. 

Aquí no se trata de cuestionar la trayectoria de Juan José Campanella. Tampoco se intentará alegar que sus productos televisivos son malos. Por el contrario, la excelencia del director es indiscutida. Hasta ahora, lo que vimos de él en la pantalla chica de nuestro país fue: “Vientos de agua” (El Trece), “El hombre de tu vida” (Telefe) y ahora “Entre caníbales” (Telefe). No fue lo único que hizo en la industria, Juan José fue director de “Dr. House”, por sólo mencionar uno de sus éxitos en la televisión.
Sin embargo, las historias en televisión de Campanella no tuvieron el mismo éxito que en cine. Sólo “El hombre de tu vida” pudo tener un buen rating y una segunda temporada. Tanto “Vientos de agua” como “Entre caníbales” no funcionaron. Esta última es la que entra hoy en una importante discusión debido a que Tomás Yankelevich, programador de Telefe, declaró en el programa de Andy Kusnetzoff que “iba a bancarla” cuando este medio dio la primicia hace tres semanas que se había decidido cambiar al producto de horario si no levantaba la puntería.

El discurso del programador del canal de las pelotitas duró muy poco. Se derrumbó como castillo de naipes cuando decidió poner al ciclo que protagoniza Natalia Oreiro a las 23.45, casi medianoche, con un único fin: que no le arruine el promedio diario ya que para IBOPE el rating que vale se mide de 12 a 00. Por supuesto que el previsible cambio se enmascaró con la idea de que el canal tiene un producto como “Elegidos” que está en instancias finales y que por eso necesita más tiempo. Además Telefe incurre en un incumplimiento de la ley de medios: lo promociona al ciclo como “al término de…” y eso está terminantemente prohibido ya que deben darle al espectador un horario de emisión.
Lo que resulta realmente raro es por qué Juan José Campanella no habla ni critica como lo hizo en 2006 con la gente del Trece. En ese momento, el ganador del Premio Oscar dilapidó a Adrián Suar y a sus empleados con algunas frases hirientes. De hecho habilitó a su amigo Pablo Sirvén, periodista del Diario La Nación, a que haga un extenso editorial con mucho odio hacia el canal del solcito. Sirvén tituló ese editorial como la “Tv que se devora a sí misma”. Todo tenía que ver con que Suar era socio de Campanella y que fue él mismo – en su rol de programador – el que decidió correr a la serie “Vientos de agua” a un horario marginal precisamente cuando en España los DVD se vendían “como pan caliente”. El amigo de Campanella aseguraba en su crítica que la serie era “injustamente maltratada -pues la mayoría de sus trece capítulos salieron al aire con demoras que fluctuaron entre los 15 y los 40 minutos, y su definición tuvo una frecuencia más que errática y casi imposible de seguir (domingo/sábado/domingo/jueves)- y casi ninguneada -porque no tuvo el amplio apoyo publicitario de otros programas, casi no había avisos de recordación en pantalla y careció completamente de promoción en la vía pública- acaba de llegar a su fin la miniserie "Vientos de agua", de Juan José Campanella, el exitoso director de "El hijo de la novia" y de "Luna de Avellaneda"”.
Pasaron casi 10 años y Juan José vuelve a repetir su historia: un programador decidió poner a la medianoche un producto carísimo como es “Entre caníbales”. Cada capítulo de esta ficción es el más caro de la televisión argentina y Campanella es socio con su productora, 100 bares. Por suerte la ficción fue vendida al exterior (al igual que vientos de agua) y la finanza no corre riesgo alguno. La única diferencia que encontramos es que Campanella a Telefe le perdona la vida y al Trece lo mandó a la hoguera. Parafraseando aquella editorial de Sirvén, "Falta de respeto", "manoseo" y "bronca", también son las palabras que más utilizan en las redes sociales los televidentes despechados por tanto maltrato a "Entre caníbales".