jueves, 14 de mayo de 2015
Un gran desafío

Nazarena, al cine con Barbarita: su fuerte compromiso con la causa AMIA

“El Azote del diablo”, largometraje del director Pablo Bustos Sack que relata historias de víctimas y sobrevivientes del atentado a la AMIA de 1994, comenzará a rodarse en octubre.

La presentación del rodaje se realizó hace unos días en la casa de Luis y Ana Cicewiski, quien fue la primera persona en salir con vida de la sede la de mutual israelita y junto con Luis, su marido, luchó por el esclarecimiento del atentado, en el que murió su hija, Paola.
"El azote del diablo" busca rescatar lo bueno detrás del horror dejando de lado las estadísticas y convirtiendo su narración en una épica sobre el horror y la solidaridad.
El elenco de la película, que cuenta con el guión de Sack y Fabio Fernando Varela, se conforma con Nazarena Vélez, Barbie Vélez, Atilio Veronelli, Cristina Pérez, Fabio Aste, Hernán Piquín, Jorge D'Elia, Juan Gil Navarro, Laura Fidalgo, Leonor Manso, Luciano Cáceres, Miguel Ángel Rodríguez, Patricio Contreras, Sebastián Estevanez, Silvia Kutica y Sofí­a Reca.
Nazarena, que encarnará a Ana, manifestó su orgullo de participar del proyecto y enfatizó su identificación con el sentimiento de pérdida y angustia por la ausencia de un ser querido.
Sobre las motivaciones de la película, el director Pablo Bustos Sack aseguró que se trata de un proyecto "que trabaja para la paz y desde una mirada humanista".
"Nos detenemos en lo que le pasaba a la gente, los encuentros, desencuentros, amores, desamores, problemas laborales que podían tener y que muchas veces superan la ficción, porque te encontrás con que la mejor de las ficciones es la vida cotidiana hasta que pasó la explosión y cambió la perspectiva de vida. No buscamos culpar a nadie", agregó en diálogo con Télam.
"La película es una reflexión sobre una época. El hecho cultural del año '94 era un desfile de moda, donde la farándula, los empresarios y los políticos de turno se juntaban a mirar a las lolitas. Fue el mes de un mundial en el que nos cortaron las piernas", recordó.
Y concluyó: "La película es una épica. No intenta ser un golpe bajo o quedarnos con la impotencia de no poder hacer nada. Intenta sacudir a una sociedad dormida. Se cuenta la historia de personas que quedaron atrapadas y no fallecieron"