lunes, 15 de junio de 2015
¿Famosa yo?

Nancy Dupláa, esa mujer común y corriente que aún sale a comprar con un changuito

La actriz no se la cree y si tiene que ir al supermercado a comprar con el popular carrito, no se hace problema. Mirá las imágenes en esta nota. 

Nancy Dupláa bajó diez kilos tras una larga dieta. “No había podido recuperar el cuerpo que tenía antes del embarazo de Julián, de cinco años. Por eso decidí hacer dieta. Además, en la tira tengo que conquistar a Pablo, y para eso me tiene que ver hecha una diosa”, relató.
La actriz ya empezó las grabaciones de La leona, tira de Telefe y El Árbol, la productora de su marido, Pablo Echarri, con quien vivirá –también en la ficción– una gran historia de amor. No actúan juntos en tevé desde “Los buscas de siempre”, donde comenzó su relación, allá por el año 2000.
En la novela ella es María, delegada sindical de una fábrica textil a punto de quebrar, que peleará por los derechos del personal. Aunque ella tiene marido e hijo, vivirá un romance clandestino con Franco (Echarri, obvio), que llega a la fábrica para vengarse del personaje que interpreta Miguel Angel Solá.
El viernes 5, Nancy tenía que entrar a grabar a la tarde, de modo que aprovechó que sus tres hijos estaban en el colegio y salió con el changuito de las compras hasta el súper Día, que está a tres cuadras de su casa, en Colegiales.
Sólo compró comida para la familia, porque ella está haciendo la dieta Pronokal desde hace tres meses. Ya pasó la etapa de reemplazo de algunas comidas por batidos proteicos, y también ingiere alimentos ricos, pero reduciendo grasas y azúcares.
Por eso el domingo, cuando sus padres, Elsa y Julio, fueron a almorzar con su hija, yerno y nietos, tuvieron que llevar el pan, ya que en la casa de los Dupláa- Echarri está prohibido.
“Bajé diez kilos, porque la televisión te hace más gorda. Siempre te hace sentir que tenés entre cuatro y cinco kilos de más. Fue duro acostumbrarme, pero pude cumplirla. Ahora estoy en la etapa de mantenimiento, y trato de no tentarme. Lo sorprendente es que bajé todo en un mes, y ahora ya puedo mezclar los alimentos. Pero no sólo me estoy cuidando de las comidas: con Andrea (Pietra, vecina y compañera en La leona) vamos a crossfit, porque soy muy fiaca para hacer deportes sin compañía”, cuenta Nancy, que no pierde las costumbres que tenía en Villa Urquiza, su barrio natal: sale de compras en calzas y zapatillas. Y en agosto... ¡otra vez en pantalla!
Fotos: Gente