viernes, 11 de septiembre de 2015
un bajón

Murió "Troilo", el perro de la peli que protagonizará Ricardo Darín

El actor comunicó la triste noticia durante la conferencia de prensa que brindaba por su nueva película, "Truman".

El actor Ricardo Darín interpreta uno de los roles más conmovedores de su carrera. Truman, la nueva película del director español Cesc Gay que protagoniza junto a Dolores Fonzi y Javier Cámara, toca una de las fibras más íntimas no sólo de él (que a los 30 años sufrió la pérdida de su padre por cáncer) sino también de toda persona: cómo uno se enfrenta a la muerte, y por ende, cómo se enfrenta, también, la vida.
En conferencia de prensa, el actor habló de su personaje, de cuánto les costaba encarar ciertas escenas sin llorar cuando el guión no lo requería ("llorábamos como cocineros", contó), pero hubo una historia dentro de esta historia que lo quebró hasta las lágrimas. Se trata de Troilo, el otro protagonista del film, el perro que está junto a él en las gráficas. Un gran amigo de Darín, como él lo definió.
"Lamentablemente Troilo falleció hace un par de meses. Eso querían escuchar", dijo con humor. Pero al instante retomó la seriedad. "No. Es verdad, falleció. Pero a él le hubiese gustado que yo haga esta broma. Murió, lamentablemente. Estuve una semana llorando cuando me enteré...  porque nos hicimos muy amigos durante el rodaje. Fue genial", comentó con voz cálida y serena, y por un momento no pudo seguir hablando.
Luego del silencio y un breve murmullo de la sala de prensa ante la noticia, el actor explicó qué le había pasado al perro: "Tuvo una infección de esas horribles que pueden pasar y no lo pudieron rescatar a pesar de los esfuerzos de su dueño que lo amaba".
"Este perro, Troilo (así se llamaba) trabajaba con chicos autistas. Y ése es el motivo por el cual la relación con él era tan fácil, porque un perro de semejante tamaño, con ese peso, enorme, realmente, a los pocos minutos de encontrarte con él te dabas cuenta de que le podías hacer cualquier cosa", contó sobre la relación que desarrollaron.
"Era realmente muy dócil muy", continúa, pero la emoción lo dejó mudo una vez más. "Era muy buen perro", deslizó con lágrimas, y sonaron aplausos de toda la sala.
Es que a pesar del dolor que produce toda despedida (y en particular la que emprende su personaje) desde un comienzo la historia propone un mensaje alentador: el del afecto, el abrazo y el conmovedor acompañamiento de la vida (y de los "seres vivos") aún en la muerte.
"Yo admiro la valentía. Todos pasaremos por esa situación y algunos tendrán la oportunidad de ver pasar toda su vida antes del final, y otros no, tristemente. Yo creo que ese final depende de cómo hayas vivido, con quién sos, y con el amor que puedas tener alrededor tuyo", comentó Darín. Y hasta bromeó: "Voy a llorar desde ahora hasta...".