miércoles, 18 de noviembre de 2015
Exclusivo de PrimiciasYa.com

Mónica Ayos con un personaje bien argento en la TV mexicana

“Antes muerta que Lichita”, se llama la nueva telenovela mexicana en la que actúa Ayos. Los detalles.

Instalada en México desde 2009 junto a su marido Diego Olivera, Mónica Ayos no sólo sorprende por ser una bomba sexy. Por estos días, vuelve a triunfar en el país Azteca con su nuevo personaje en la tira éxito del momento.
“Antes muerta que Lichita” se llama la nueva telenovela mexicana en la que actúa Ayos, y para interpretar el rol de Valeria Iribarren De Toledo y Mondragón. Otra ficción más para la versátil actriz, donde esta vez no se la escucha hablar en castellano neutro sino que su personaje es bien Argento.

Es la primera telenovela en el mundo en grabarse enteramente en 4K Ultra HD y multiplataforma. La ficción fue la mimada de Televisa y elegida para salir al ruedo con tecnología de punta para medios televisivos, lo que ya ha marcado un cambio en los formatos.
“Antes muerta que Lichita” es una historia original producida por la prestigiosa Rosy Ocampo de gran trayectoria en México y está al aire desde hace ya cuatro meses, convirtiéndose en lo más visto de México mientras que gradualmente se va estrenando en otros países.
"No planeaba todo esto, solo me fui para acompañar a Diego en su gran crecimiento dentro de las novelas Mexicanas. Nos cambió la realidad en todos los aspectos, fue un toque de gracia para él y me decidí a acompañarlo en su proceso, y sobre todo  para que esta familia articule sin tanta distancia y viajes. Agradezco que Diego haya tenido esa visión de futuro que a mí me costaba mucho ver en el momento que se plantearon los viajes, estaba negada a moverme del lugar donde las cosas me sucedían, y sin querer un día finalmente  terminé sintiéndome una suerte de Cenicienta con un Hada Madrina llamada "destino", aunque la varita no fue mágica, la varita se llamó perseverancia”, indicó Ayos en diálogo con PrimiciasYa.com.
“Empecé de cero y logré que mi actriz se arriesgue a ir por más en un lugar desconocido para mí, traspasando fronteras impensadas. Los miedos y desafíos fueron muchos, extrañaba, y mi carrera estaba en mi tierra, pero al ver que la realidad me ganaba y estábamos a nueve horas de avión… no lo pensé más y me la jugué. Yo creo que cualquiera hubiese sido el lugar al que me tuviese que trasladar por mi familia, de este exacto modo hubiese obrado mi inquietud y mi esencia. Mi parte lúdica y apasionada por mi actriz  me habrían llevado a la búsqueda de nuevos desafíos inexorablemente, hacia nuevas realizaciones para mí. Acá en China o en Bulgaria no funciono como espectador, me gusta realizar, hacer, buscar sin limitarme y aunque animarse a lo nuevo cuesta, soy de las que se la juegan”, destacó.