jueves, 16 de junio de 2016
#GH2016

Mientras se sacan chispas entre los grupos, Mauricio se hace fuerte en el juego

El muchacho que llegó con una fuerte historia de vida está haciéndose fuerte en el día a día dentro de la casa. En silencio y sin entrar en conflicto, sigue adelante.

En el debate del miércoles los panelistas Marcela Tauro, Flavio Azzaro, Agustina Kampfer, Sofía Jiménez, Cinthia Fernández y Camila Rajchman (ex "Rombai"), junto a Francisco Delgado y Brian Lanzelotta analizaron cómo Mauricio se está haciendo fuerte en el juego.
“Mauricio lo que muestra es que no está jugando para nadie, juega solo”, opinó Azzaro, quien también dijo que le parecía una gran idea que ingresen más mujeres a la casa, refiriéndose al repechaje que depositó a Marian Farjat en la casa otra vez.
En su presentación, Mauricio compartió una historia plena de amor y solidaridad. Su familia se hizo cargo de un nene y espera la adopción. Por eso ingresó a la Casa, para poder terminar la vivienda que habitan y así darle lo mejor a su pequeño hermano.
"Todos los días pienso que van a venir y se lo van a llevar. Me asustaron cuando me dijeron que tenía que presentarme con un abogado porque no podía exponerlo así. Me dijeron que tenía que venir a tu programa a hablar de Mauricio, pero no de Abel porque no es mi hijo. Pero él sí es mi hijo", señaló entre lágrimas Patricia, la mamá de Mauricio que visitó el piso de "Intrusos".
"Abel es mi hijo aunque ellos digan que no. No lo dice ningún papel, pero en el corazón está grabado. Un abogado me dijo que a Abel no lo muestre, y eso es lógico, pero me dijeron que no hablara nada porque si no embarraban la cancha. Yo me muero y todos los que están conmigo se mueren si me lo sacan. Porque él es mi hijo. Tengo miedo de explayarme mucho porque a ver si llego a Rosario y me quieren sacar al nene", dijo conmovida.
El Gringo juega fuerte dentro de la casa.