miércoles, 11 de noviembre de 2015
Adivina, adivinador…

Luego de varios años, volvió a la televisión ¡con diez kilitos de más!

Si fuese al programa de Susana Giménez, la diva no podría decirle su clásica frase “¡Qué flaquita!”. Enterate de quién hablamos en esta nota. 

Reapareció Flavia Miller, aquella mujer que saltó a la fama por el escándalo en el que quedó envuelta cuando grabó a Huberto Roviralta, que en ese entonces estaba casado con Susana Giménez, y de quien fue su amante durante siete meses.
Sin embargo, eso no fue la que la alejó de los medios, sino que vivió una desdicha familiar que la hizo tomar la determinación. Durante el brindis de su casamiento, en 2002, su primo hermano, que había sido el padrino de boda, murió de un paro cardiorrespiratorio. En ese entonces, había cámaras de televisión en vivo cubriendo la fiesta, que terminó en tragedia.
Flavia fue al programa de Chiche Gelblung, en donde recordó el triste episodio y se emocionó hasta las lágrimas al recordar a su primo.
"Tuve una terrible depresión -le contó Miller al periodista en su programa de Canal 26-. Quise poner ganas pero no pude bancar la tristeza, dependí de las pastillas y los fármacos. Tuve dos intentos de suicidio en un corto plazo de tiempo. Pero empecé a salir adelante de a poco. Los medios me llamaban pero después de la tragedia de mi casamiento, no quería hablar".
"Tengo diez kilos de más, por problemitas hormonales y de tiroides. Si me achico las lolas, bajo de peso", explicó Flavia sobre su imagen, y contó que sigue casada con Charly, y trabaja en una perfumería.
"Hice cursos de informática, cosmetología, maquillaje, cosas para hacer algo para mí. No me molesta que sigan pasando las imágenes (dijo, sobre el video de Bayly), por eso estudié maquillaje para tener siempre corrección de ojeras", añadió.