lunes, 31 de julio de 2017
En "Susana Giménez"

Luciana Salazar se emocionó al hablar de sus padres y sobre su futura maternidad

Tras ser entrevistada por la diva de Telefe, la modelo contó por qué decidió ser madre soltera y separarse del economista Martín Redrado.

Mucho se habló de la decisión de Luciana Salazar de convertirse en madre soltera a través de un vientre subrogado. La noticia la dio a conocer la propia modelo en la tapa de la revista Gente donde además contó los motivos que llevaron a separarla del economista Martín Redrado, a quien sigue definiendo como "el amor de su vida".

Su primera aparición pública la hizo anoche en el programa de Susana Giménez que se emite por la pantalla de Telefe. Allí, Luciana, contó detalles de su futura maternidad y se emocionó al hablar de sus padres.

"En ese proceso no nos separamos (con Redrado) porque nos costaba. Lo prolongamos hasta que vimos que era inmanejable, no tanto por nosotros sino por la situación: todo era muy difícil porque no le parecía correcto que esté con él y que su hijo no sea de él. Me decía que quería esperar. 'Por lo menos dame dos años', y yo le decía que no. Me estoy perdiendo tiempo de disfrutar a mis padres como abuelos, que son maravillosos. Mi mamá, sobre todo, me vio muy triste".

Asimismo, contó que le costó más de 70 mil dólares: "Es caro, ojalá se pueda hacer en la Argentina. Hubo casos pero hay como un vacío legal, no está muy regulado, allá es más cotidiano, está al alcance de la gente. Los medicamentos son muy caros".
Embed

"No es que Martín no quería tener un hijo conmigo, por algo tantas veces se habló del tema y tratamos. Él me pedía tiempo por una cuestión personal de él. Era un caso fuerte y lo supe entender, hicimos mucha terapia de pareja. La decisión la tomé en base a muchas cosas que me pasaron a mí personalmente, con ayuda psicológica. No fue fácil", agregó.

"Me sacaron muchos óvulos, me dijeron que hace tiempo no sacaban 34, es un montón. De esos, 30 eran sanos. Y de esos 30, dejé 15 para congelar y más adelante los otros 15 los usé para fecundar. Hay muchos que no sirven o no prendieron y se descartaron. Me quedaron cinco embriones perfectos y todos femeninos. Ahora ya usé uno, me quedaron cuatro, pero no hay posibilidad de que sea varón", sentenció.
Embed