martes, 12 de enero de 2016
APUESTA FUERTE

"Los ricos no piden permiso" puso primera en El Trece

Una de los caballos de batalla del canal del solcito para este año en materia de ficción, con un numeroso elenco, hizo su presentación al aire. Reviví los primeros instantes.

Los personajes de "Los ricos no piden permiso" están tan definidos como la injusta división entre los más pudientes y los más humildes. Pero las dos realidades chocarán cuando las pasiones salgan a la luz. A la hora de amar y odiar, todos terminan transitando los mismos caminos. Y así de claro queda esta realidad desde las primeras escenas de esta historia.
 
La novela que se estrenó este lunes por la pantalla de El Trece comenzó con un despliegue visual tan imponente como el elenco de la historia. En las primeras escenas, Rafael (Luciano Castro), el capataz de la estancia de los Villalba, recuerda una disputa que parece cambiarlo todo en su vida. A partir de ahora, su vida será muy diferente.
 
Ana (Sabrina Garciarena), heredera de la estancia, parece demasiado contenta por este conflicto, que involucra a una mujer. La joven y bella mujer no oculta su felicidad y se dirige a visitarlo.
 
Mientras tanto, Julia (Araceli González), una maestra que llega al pueblo, comienza a descubrir que su estadía en el lugar no será demasiado tranquila. Un presagio se interpone en su camino a destino.
 
Victoria (Julieta Cardinali), una bioquímica que también llega al lugar para analizar el agua tiene un problema con su auto y Julia cree que es oportuno ayudarla. Este hecho no será un simple detalle.
 
Las dos mujeres que llegarán a la estancia para cambiarlo todo con intenciones muy distintas cruzarán sus destinos por primera vez.
 
Antonio (Juan Darthés), aún se mantiene ajeno a cada una de estas situaciones. El hombre fuerte del “clan Villalba”, siempre ocupado en los asuntos importantes de su mundo, deja en claro su determinación con una actitud que podría costarle caro. Pero él no le teme a nadie.
 
Mientras tanto, Agustín (Gonzalo Heredia), aún es absorbido por cuestiones que no pudo definir de su vida personal. Al igual que sucederá con sus seres queridos, su historia está a punto de cambiar.