jueves, 16 de junio de 2016
RELAX

Las vacaciones familiares de Maxi Rodríguez en Aruba

El futbolista de Newells partió hacia el país centroamericano con su mujer y sus dos hijas, Alma y Aitana, a quien tuvo gracias a un tratamiento de fertilidad. La conmovedora historia.

En una entrevista para la revista Caras, Maximiliano Rodríguez, el histórico futbolista de Newells y quien tuvo un importante paso por la Selección Argentina, habló por primera vez de su vida privada y de sus vacaciones en familia junto a su mujer Gabriela, y sus hijas, Alma y Aitana.
Cómo surgió el viaje: “Estuvimos mucho tiempo pensando en poder armar esta familia, mucho tiempo sin tener hijos; y cuando lo decidimos, tuvimos que hacer un tratamiento de fertilidad, porque yo no podía, y hoy nos convertimos en esta familia”, reveló con orgullo la esposa del jugador.
Maxi contó luego: “La vida del futbolista es mucho sacrificio, pero con la familia que formé hoy en día, fue mucho más fácil”.
Cómo fue su infancia: “Tuve una madre soltera y me crié con mis abuelos y tíos; a mi papá nunca lo conocí; no reprocho nada y nunca tuve intención de preguntarle quién es. La verdad es que estamos muy apegados con mi mamá y nunca me pidió nada; le doy todo el cariño y, de esa forma, le trato de devolver todo el esfuerzo que hizo por mí”.
Qué relación mantiene entre su familia y el fútbol: “Cuando se trata de fútbol les digo que se pongan ellos los botines, entre risas y tristezas, cuando pierdo un partido. Son hinchas de Newell´s y me dicen: ‘¡Cómo entregaste ese gol!’. Cuando juego, te entra esa sensación de adrenalida y cosquilleo, pero hago el trabajo que me gusta y me divierte, y tengo la suerte de estar en el club que me vio nacer”.
“Lo más difícil fue la adolescencia; mientras todos salen, vos te tenés que ir a dormir, pero siempre tuve amigos que me acompañaron. Elegí esta carrera y valió la pena el sacrificio porque quise estar en la Selección y en Primera División, y lo pude lograr gracias a mi esfuerzo y al de mi mujer que me aguantó siempre”, confesó la fiera.
Y cerró: “Disfruto mucho a mis hijas, me encanta. Alma y Aitana me cambiaron la vida y soy un papá presente”.