miércoles, 30 de agosto de 2017
impresionante

Lady Di: Habló el bombero que escucho sus últimas palabras

El hombre auxilió a una mujer rubia, sin conocer que se trataba de la princesa y que sería testigo de una historia que marcaría a todo el Reino Unido.

A sus 30 años, el bombero Xavier Gourmelon acudió a cubrir una emergencia al Túnel Pont de l'Alma, de París, junto a su equipo, sin imaginar que formaría parte de la historia de Reino Unido.

Gourmelon socorrió a un mujer de cabello rubio, sin saber que se tratada de Lady Di. Con maniobras de resucitamiento consiguió que la mujer volviera en sí, escuchó sus susurros y la envió en una ambulancia hasta el hospital, donde permaneció en cuidados intensivos.

Al pasar de las horas, Gourmelon se enteró que aquella mujer que había salvado no resistió y murió de paro cardiorrespiratorio, pero lo que más se le hacía imposible creer era que se trataba de Lady Di.

"Estábamos muy cerca de allí (Túnel Pont de l'Alma) y nos tomó menos de tres minutos llegar. El automóvil estaba destruido y comenzamos a trabajar como cualquier otro accidente. Empezamos a ver quién necesitaba ayuda y estaba vivo", contó Gourmelon tras 20 años.

"La mujer, de quien supe luego que se trataba de la princesa Diana, estaba en el piso, en la parte trasera. Se movía muy despacio y pude ver que estaba viva. Noté que tenía una lesión leve en su hombro derecho y, más allá de ello, nada significante. No había sangre en ella en absoluto", recordó.

"Tomé su mano y le dije que se calmara, que estaba allí para ayudarla y ponerla a resguardo. Ella me dijo: 'Dios mío, ¿qué ocurrió?'. Fue muy rápido.", relató Gourmelon a The Sun.

"No tenía idea de que era la princesa Diana. Lo supe cuando uno de los paramédicos que la colocó en la ambulancia me dijo que era ella", contó, pero al volver a mirarla "la reconoció".

Al conocer la muerte de la princesa, Gourmelon confesó que se "molestó" porque desconocía de las heridas internas que Lady sufrió. Además, expresó que "los recuerdos de esa noche estarán con él para siempre".

Finalmente, Gourmelon contó que el chofer Henri Paul estaba muerto cuando llegaron, mientras que Dodi al Fayed estaba detrás cuando intentaban reanimarlo. El guardaespaldas Trevor Rees-Jones, el único que sobrevivió, solo atinaba a preguntar por la princesa Lady Di.

Embed
Embed